12 salidas profesionales para psicólogos y psicólogas

Salidas profesionales en Psicología

Psicólogos y psicólogas: una profesión, muchas posibilidades

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, la psicología es la “parte de la filosofía que trata del alma, sus facultades y operaciones” en su primera acepción y la “ciencia o estudio de la mente y de la conducta en personas o animales” en la segunda. Un concepto demasiado amplio que hace que los psicólogos y psicólogas encuentren ante sí un amplio mercado laboral en el que desarrollar lo que aprendieron en la facultad.

La Psicología ofrece un amplio abanico de oportunidades profesionales. ¡Especialízate para convertirte en mejor profesional!

Hoy vamos a repasar hasta 12 de ellas, muchas de las cuales exigirán algo de formación especializada al acabar tus estudios generales. Pero tranquilo, te lo contamos todo.

1. Psicología organizacional

Generalmente se asocia este perfil al de un profesional de Recursos Humanos, un sector que ha dado empleo tradicionalmente a muchos estudiantes de Psicología y muy variado, pues pueden dedicarse a la selección de personal, la formación, temas de salud laboral, prevención de riesgos laborales... Además de esta opción, la psicología organizacional se emplea también en los departamentos de marketing o en investigación de mercados, intentando buscar maneras de llegar de una forma más eficaz a nuestros clientes y conectando con ellos de forma más directa.

2. Psicólogo educativo

Cada vez son más las escuelas e institutos que reclaman y apoyan la presencia de psicólogos y psicólogas entre su personal.
Los niños son víctimas especialmente vulnerables  y en algunos casos se convierten en víctimas de violencia de género y sexual, por no hablar del tristemente famoso acoso escolar. Contar con un psicólogo entre el equipo docente ayuda a detectar los casos en sus fases más iniciales, atajar el problema y ayudar a los alumnos a superar la etapa con el asesoramiento adecuado.

3. Psicólogo social y comunitario

Los profesionales que trabajan en el sector de los servicios sociales se enfrentan a problemas de lo más diverso: violencia de género, pacientes con problemas de salud mental y su rehabilitación psicosocial, sintecho… Generalmente se considera que desempeña una acción colectiva, preocupándose de un grupo de personas, y no de cada caso concreto. El trabajo diario nos lleva en muchas ocasiones a implicarnos con casos individuales.

4. Psicólogo clínico

Es quizá la imagen que se nos viene a todos cuando pensamos en un profesional de la Psicología. Ese que ejerce en una consulta donde cuenta con un diván para que el paciente se relaje y vacíe sus problemas e inquietudes. Pero dentro de esta vertiente de la psicología cabría distinguir dos vertientes: la psicología clínica y psicología de la salud.
La primera se preocupa del diagnóstico y tratamiento de los problemas mentales (esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno paranoide…). Mientras, el psicólogo de la salud trata con los aspectos cognitivos, emocionales y de comportamiento asociados a la salud y las enfermedades físicas; por ejemplo, mejorando la calidad de vida de un paciente con cáncer.

5. Sexólogo

Una de las ramas de la Psicología que exige especialización es esta en la que el profesional ha adquirido competencias y herramientas para mejorar calidad de la vida afectivo-sexual de las personas. ¡Ojo! No trata problema fisiológicos, sino los aspectos cognitivos y emocionales para lograr una visión más completa sobre aquello que debe tratarse desde la intervención.

6. Psicoterapeuta

La psicoterapia es un espacio de reflexión con un profesional que ayuda al paciente a afrontar y superar los problemas que asaltan su vida. Es quizá la que más se acerca a esa visión del paciente en un diván y un psicólogo escuchándole. El terapeuta no va a decirle lo que debe hacer para solucionar sus problemas sino que le dará las claves, estrategias, pautas para que lo logre por el mismo. Digamos que nos “abre los ojos” para que podamos mirar nuestras problemas de otra forma y logremos superarlos.
Los psicoterapeutas tratan problemas más bien de tipo emocional, dificultades del día a día o problemas familiares o de pareja mientras que los psicólogos clínicos se dedican a trastornos más complejos.

7. Coach

¡Una de las profesiones estrella de los últimos tiempos! El coaching es una disciplina que suele abordar problemas más superficiales que los que suele tratar un psicoterapeuta y que casi siempre están relacionados con aspectos motivacionales. La labor del coach es intentar mejorar la calidad de vida de sus paciencias a través del autodescubrimiento, la planificación de metas realistas, la correcta comunicación y la confrontación con las creencias limitantes. Se trata de ayudarte a sacar lo mejor de ti mismo, hacer que “te lo creas” y conseguir que des el paso.
El gran problema de esta opción laboral es que el panorama actual está lleno de coachs que no cuentan con formación en Psicología, lo que hace que la competencia sea muy alta. Lamentablemente no todos los clientes dan la importancia que merece a los estudios en Psicología.

8. Psicólogo deportivo

Cada vez son más los deportistas, entrenadores y directivos de equipos deportivas que se han dado cuenta de que un buen estado físico puede no ser suficiente si no hay un buen estado mental que lo complemente. En este campo se trabajan principalmente variables como la motivación, la gestión emocional, el estrés, la autoconfianza, la atención o el nivel de activación.

9. Psicólogo forense

Un psicólogo forense recopila, analiza y presenta pruebas de tipo psicológico que van a ser tenidas en cuenta en procesos judiciales. Por tanto, además de poseer competencias como psicólogo, también domina conceptos, normas y dinámicas del sistema jurídico en el que se encuentra.

10. Neuropsicólogo

La neuropsicología es una especialización que se encuentra entre la neurología y la psicología, por lo que trata el estudio de los procesos mentales y el funcionamiento del encéfalo cuando hay alguna alteración en este. Estos psicólogos desempeñan su función en ambientes académicos, clínicos y de investigación, y están presentes en programas de rehabilitación neuropsicológica.

11. Investigador

Una de las ventajas de este ámbito profesional es la increíble variedad de temas que pueden ser abordados: relaciones personales, sesgos cognitivos, toma de decisiones, diferencias en la personalidad y la inteligencia de los individuos, efectos de métodos educativos...

12. Docente

La docencia es siempre una opción para los psicólogos y psicólogas, que pueden desarrollarla tanto en el ámbito universitario, como en cursos de especialización sectorial, coaching, mindfulness, gestión del estrés...