Diferencias entre coaching y mediación

Mediación y coaching, similitudes y diferencias

Coaching y mediación son completamente distintas

Los sectores empresariales observan como cada vez, con más frecuencia, nuevas disciplinas como el Coaching o la mediación se introducen en sus escenarios de trabajo, instaurando su influencia en las relaciones laborales, en la resolución de conflictos, en la estrategia empresarial, en el liderazgo y/o en la dirección de equipos.

La mediación el coaching no son iguales ni en su filosofía, ni en sus metodologías ni en los objetivos que buscan.

Muchos tienden a relacionar y, a menudo a confundir, los preceptos de la mediación laboral con el Coaching, pero ni su filosofía, ni sus metodologías ni sus objetivos son los mismos.

  1. El Coaching empresarial ayuda al cliente (empresario) a identificar objetivos, favoreciendo un proceso de reflexión sobre el plan de acción más adecuado para lograrlos, mientras que la mediación no persigue directamente el éxito empresarial ni la optimización de resultados. Ésta última, focaliza su acción en el/los equipo/s de trabajo y dota a éstos de herramientas útiles para gestionar sus propios conflictos. Entendemos que de forma indirecta influye positivamente en la eficiencia y eficacia empresariales.
  2. Ni el coach ni la figura del mediador son consejeros. Ambos son facilitadores de procesos. El primero, promueve en sus clientes mecanismos de reflexión individual dirigidos a la clarificación de metas y a la toma de decisiones. En cambio, el segundo se presenta como un facilitador de la comunicación, procurando que la información fluya entre las personas implicadas, hasta conseguir el reconocimiento mutuo, el entendimiento y el establecimiento de acuerdos.
  3. La mediación laboral, desde el punto de vista preventivo, se centra en formar a los empleados de una empresa en técnicas para la gestión de conflictos. Asimismo, potencia o instaura en los equipos de trabajo habilidades básicas para el desarrollo de una convivencia laboral saludable que genere un clima de trabajo positivo y como consecuencia, una mejora en los resultados finales. Desde esta perspectiva educativa, el Coaching camina hacia un proceso más individual y de crecimiento personal que no busca ni persigue directamente la mejora de las relaciones y/o del clima laboral, sino que ayuda al cliente a fijar objetivos personales, laborales, deportivos, etc y a trabajar conforme a ellos, sacando el máximo rendimiento a sus potencialidades y trabajando aquellos factores de vulnerabilidad que dificulten la consecución de las metas.

Se podría decir que el Coaching y la Mediación Laboral, son disciplinas que se pueden complementar, no son excluyentes, de hecho comparten algunas técnicas (grupales), pero ni persiguen los mismas objetivos ni su metodología es igual.

Fórmate con el curso de "Mediación: técnicas y ámbitos de aplicación"que se imparte en iFIS Educación.