Familia y empresas

Familia y empresas

Las empresas familiares y sus conflictos

Las empresas familiares ocupan un puesto fundamental en el entramado financiero español. Según estimaciones del Instituto de Empresa Familiar, el 85% de las empresas del país son negocios familiares. Tanto por el carácter laboral, como familiar, este colectivo se convierte en objeto de estudio y análisis para la mediación.

Las empresas familiares son un estupendo referente de la economía española pero también una importante fuente de conflictos

En este tipo de empresa existe una combinación y una co-evolución de dos sistemas, el de la familia y el del negocio. El espacio público y el íntimo se mezclan, lo que genera una escasa diferenciación entre sus miembros y formas de interacción complejas, esto puede provocar que haya una confusión de valores, roles y funciones.

Los espacios de encuentro y reunión familiar son otros, además del doméstico, y las reglas de comunicación son distintas. Muy frecuentemente, predomina la función que cada miembro desempeña en la organización en detrimento de su papel en la familia.

Estas son algunas de las características que influyen en la dinámica familiar y en el funcionamiento y gestión de la empresa y, que por su complejidad, son una fuente de conflictos importante, para la cual la mediación puede ser una alternativa eficaz.

La herramienta de la Mediación en la “Familia Empresa”, pretende, en primer lugar, crear un espacio de comunicación neutral e imparcial, dotando de protagonismo a cada uno de los miembros y favoreciendo un papel activo en la transformación del conflicto.

Promover el cambio relacional y favorecer la adquisición de nuevas pautas de interacción familiar, será el horizonte que no perderemos de vista, pues el componente emocional impregna las relaciones en el ámbito doméstico, así como en el empresarial. Prestando una mayor atención a las deficiencias y potencialidades de las dinámicas familiares, lograremos que los acuerdos a los que la familia llegue, sean de mayor calidad.

Una evidencia es que los aspectos relativos a la empresa y al trabajo (funciones, jerarquía, dedicación, liderazgo, sucesiones, economía, etc) están estrechamente vinculados a la relación que los diferentes miembros mantienen entre sí. Si lo que se pretende es un cambio en el modelo relacional familiar, estas cuestiones de empresa, también son objeto de trabajo para la mediación laboral y el rol activo de sus participantes en la generación de alternativas y creación de pactos, es vital para que los acuerdos finales satisfagan en mayor medida, a todos los miembros.

Si quieres obtener las herramientas y técnicas para la mediación de conflictos, te esperamos en nuestra formación especializada:

Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación