Trabajador@s sociales, educador@s sociales, técnicos en integración social, logopedas, terapeutas ocupacionales, psicólog@s, técnic@s auxiliares… y muchos más. Una larga lista de profesiones y profesionales “sociales” que en muchas ocasiones son los grandes olvidados y olvidadas. Pasan a formar parte de ese grupo cada vez más numeroso denominado: los y las invisibles. 

Siento la tristeza inmensa de cuando nadie se acuerda de ti, de aquel que busca un abrazo (virtual) desesperadamente, del que enciende la radio cada mañana pensando que alguien dirá: “y gracias también a los trabajadores y trabajadoras de los centros de personas mayores, de los centros de personas con enfermedad mental, de los que acompañan a las personas tuteladas (de las personas tuteladas también), de los centros de atención a personas con discapacidad, de las familias de personas con autismo (TEA)….” Y la apago de nuevo, cada mañana sin que ninguna de esas palabras suenen en la hiperinformación del coronavirus.

Ah, por cierto, por si sirve el dato: hay más de 3.500 personas tuteladas por la Comunidad de Madrid que están siendo acompañadas por un número importante de trabajadores y trabajadores sociales, por ejemplo. Sólo a modo de ejemplo. Podría seguir dando cifras en otros ámbitos referidos anteriormente pero entonces, dejarías de leer, pensando que tal vez, esa no es tu realidad.

Hoy, Madrid, habilita Ifema para poder acoger a cientos de personas sin hogar asintomáticos. Permíteme el apunte temporal: hoy. Bueno, pues ahí no estarán solos ni solas, ahí estarán acompañados de decenas de profesionales que no pueden parar, que no quieren parar, profesionales comprometid@s que también tienen familias, que también sienten la preocupación y el miedo. Pero ahí estarán.

Es vital el trabajo de los profesionales sanitarios (me encanta cuando ahora le “colocamos” el “nuestros” delante…) y también lo es el de muchos profesionales que sienten el compromiso de seguir acompañando a los colectivos y poblaciones más vulnerables. A todos ellos: Gracias.

Intento poner en valor el espacio sociosanitario, ese que me recuerda la canción de Pablo Milanés: “El breve espacio en que no estás”. Porque apenas está, casi nunca está.

Se avecina una crisis inminente y entonces sí. Miraremos de frente a los servicios sociales, al paraguas exquisito de nuestro estado del bienestar. Entonces sí.

Cuidémonos, entendámonos y salgamos a aplaudir a todos esos profesionales sociales que siempre están. 

Feliz día mundial del trabajo social, por cierto.

Te esperamos:

Protección y tutela de adultos
Intervención en salud mental
Rehabilitación de personas con enfermedad mental
Entrevistas a víctimas vulnerables
Intervención con personas sin hogar
Desempeño en funciones de prevención de riesgos laborales
Elaboración de Informes socioeducativos en el marco de la violencia de género

Posgrado en Dirección de centros de servicios sociales
Posgrado en Violencia de género
Posgrado en Víctimas de Violencia de género y sexual en infancia y adolescencia
Posgrado en Mediación