6-febrero. Día Internacional de Tolerancia 0 con la Mutilación Genital Femenina

La mutilación genital femenina

Mutilación Genital Femenina, una lacra aún presente

Muchas son las formas de desigualdad y abuso a las que las mujeres han de hacer frente en todo el mundo cada día. Una de las peores, por humillante, lesiva, injustificada y desproporcionada, es la mutilación genital femenina (MGF).

200 millones de mujeres y niñas han sido víctimas de la MGF en el mundo

Cada 6 de febrero se celebra el Día Internacional de tolerancia cero con la mutilación genital femenina, una jornada para recordar a quienes la han padecido y siguen padeciendo y para recordar qué podemos hacer contra ella.

Qué es la mutilación genital femenina

Definimos así cualquier procedimiento que deforma de forma intencionada y sin justificación médica alguna los órganos genitales femeninos mediante la resección total o parcial de algina de sus partes. La MGF es una violación de los Derechos Humanos de la mujer y las niñas, de los derechos de la salud, la seguridad y la integridad física, entre otros y forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, que se plantea el 2030 como la fecha tope para su erradicación.

Cuando hablamos de MGF podemos distinguir hasta cuatro tipos:

  • Tipo 1. Conocida como clitoridectomía, consiste en la resección total o parcial del clítoris o, de forma menos frecuente, del prepucio, el pliegue de piel que lo recubre.
  • Tipo 2. Se la denomina excisión y consiste en la resección total o parcial del clítoris y los labios menores.
  • Tipo 3. La infibulación es el estrechamiento de la apertura vaginal y la recolocación de los labios menores con resección o no del clítoris.
  • Tipo 4. Engloba toda clase de procedimientos lesivos contra los genitales femeninos.

La mutilación no causa ningún beneficio a la mujer, todo lo contrario. Entre las complicaciones inmediatas destacan el dolor intenso, hemorragias, inflamación de la zona, fiebre, infección por tétanos al no realizarse en entornos estériles, lesiones de los tejidos vecinos, estado de shock e incluso la muerte. Y pese a todos estos inconvenientes, los más graves se dan a largo plazo y están marcados por las infecciones urinarias a lo largo de toda la vida, los problemas vaginales, menstruales y sexuales, el aumento de riesgo de complicaciones en el parto y toda clase de trastornos psicológicos.

La MGF en el mundo

Según datos de la ONU, 200 millones de mujeres y niñas han sido víctimas de mutilación de su aparato genital en 30 países de África, Oriente Medio y Asia, la mayoría de ellas antes de los 15 años y en muchos casos tras el propio parto elaborada por circuncidores tradicionales

La lucha contra la mutilación genital femenina

Aunque las campañas de organismos internacionales contra esta práctica empezó mucho antes, no fue hasta 1997 cuando la OMS, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) hicieron pública una declaración conjunta contra ella. Desde entonces se han hecho grandes esfuerzos en el marco de la investigación, el trabajo con las comunidades y el cambio de las políticas públicas. Entre otras medidas se han creado organismos internacionales de seguimiento de la adopción de resoluciones que condenan la práctica y se han revisado los ordenamientos legislativos en 26 países de África y el Oriente Medio, así como en otros 33 países industrializados donde hay una población inmigrante procedente de países donde se practica la mutilación genital femenina. Estas estrategias ya han dado resultado y se ha registrado una disminución de las mutilaciones y un aumento de las mujeres y hombres que se atreven a dar el paso y declara a favor de su eliminación. Pero no es suficiente.
En 2007, el UNFPA y el UNICEF pusieron en marcha el Programa conjunto sobre la mutilación/ablación genital femenina con el objetivo de lograr que esta práctica sea abandonada cuanto antes y en 2008 la OMS, junto con otros nueve organismos de las Naciones Unidas, hizo pública una declaración sobre el tema que se consolidó en 2010 con la publicación de una estrategia mundial destinada a impedir que el personal de salud practicase la mutilación genital femenina. En diciembre de 2012 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución relativa a la eliminación de la mutilación genital femenina.
El último paso dado hasta ahora tuvo lugar en mayo de 2016, momento en que la OMS, en colaboración con el programa conjunto del UNFPA y el UNICEF sobre la MGF, presentó las primeras directrices basadas en evidencias sobre el tratamiento de las complicaciones ocasionadas por la MGF en la salud.

Su estudio en iFIS Educación

La mutilación genital femenina es una forma más de violencia contra las mujeres y las niñas y como tal se estudia en los cursos sobre violencia de género que impartimos en iFIS Educación, tomada como elemento de análisis de violencia ancestral del hombre.