LA COLONIA DE PINGÜINOS

  • Seis principios básicos de la mediación familiar en separaciones y/o divorcios

    Mediación en divorcios
    La mediación familiar, tal y como nuestro equipo la entiende, se fundamenta en una serie de premisas básicas que rigen la metodología de nuestra intervención.
    Ser conscientes de que trabajamos con personas es vital, así como apropiarnos de la complejidad que de ello se deriva. Encontrarse ante la heterogeneidad personal, educativa, generacional y cultural de los usuarios y ante mapas emocionales distintos, hace que el trabajo con seres humanos sea enriquecedor pero a la vez complejo.

    Ser conscientes de que trabajamos con personas y adaptarse a la heterogeneidad personal, educativa, generacional y cultural de los usuarios y a mapas emocionales es clave cuando trabajamos en mediación.

    Claves en la mediación en separaciones y/o divorcios

    A continuación detallamos algunos de los principios básicos que orientan la actividad profesional en los casos de divorcio y separación:

    1. Respeto absoluto a los usuarios, a sus convicciones, a sus sentimientos y a sus decisiones, evitando cualquier juicio y/o intervención que pueda dañar o poner en riesgo la integridad física y emocional de los mismos. Considerar el comportamiento humano desde la perspectiva ética, respetando los derechos y las garantías de los mediados ha de ser el eje fundamental de nuestra labor profesional. En este aspecto, cabe destacar la importancia de contar con un marco teórico y deontológico. (Para ampliar sobre este tema, véase el artículo en el blog de esta web, “Deontología de la Mediación”).
    2. La separación o el divorcio no se traducen en la ruptura de la familia. Para los hijos/as no ha de suponer la pérdida de alguno de los progenitores, pues los vínculos con ambos padres deben conservarse intactos. Es cierto que la separación se manifiesta como una crisis que supone la necesidad de una reestructuración familiar y de un cambio en la dinámica. Cómo adaptar esa dinámica a la nueva realidad de las partes de forma que las necesidades de todos los miembros de la familia queden cubiertas será objeto de trabajo en el proceso de mediación.
    3. La intención de los acuerdos logrados en mediación es establecer los cimientos que orienten las relaciones de futuro entre los mediados. El diseño de esas bases y del futuro de la familia, en definitiva, será tarea de los propios mediados. La mediación dota de protagonismo a las partes, considerándolas agentes activos y con responsabilidad en la configuración de la futura vida familiar.
    4. Fiel creencia en la mediación familiar como alternativa a la resolución de conflictos. Siempre que exista voluntariedad, la mediación favorece la comunicación, el entendimiento y el logro de acuerdos consensuados entre las partes. Se trata de una vía más ágil y más económica que el itinerario judicial, adaptada a las necesidades y particularidades de la familia.
    5. Necesidad de contar con una formación teórico-práctica específica para poder ejercer la mediación. A parte de requerirse una formación de origen universitaria en ciencias humanas, sociales o jurídicas, se exige una formación teórica y práctica especializada en la materia que verse sobre derecho de familia, herramientas en resolución de conflictos, técnicas específicas, etc. Dicha formación podrá ser requerida en cualquier momento del proceso por las personas mediadas.
    6. La confidencialidad como un derecho inquebrantable, salvo contadas excepciones. La confidencialidad es “uno de los pilares de la mediación” tal y como explica Mario de Almeida en su libro "Reflexiones sobre la confidencialidad". Sobre este principio descansa la confianza de los participantes en el proceso y en el profesional y facilita la expresión de sentimientos, intereses e ideas. No obstante, existen determinadas situaciones que exigen la revelación del secreto profesional, si con ello prevenimos o denunciamos una conducta criminal.

    A modo de conclusión final, incidiremos en que desarrollar las funciones de un mediador/a, supone un ejercicio de responsabilidad para con las partes implicadas. Ejercer con responsabilidad y conocimiento esta labor salvaguarda los derechos de los/as que acuden a mediación familiar.

    Si quieres obtener las herramientas y técnicas para la mediación de conflictos, te esperamos en nuestra formación especializada:

    Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación

  • Las siete cualidades de la figura del mediador

    Cualidades de un buen mediador

    La figura del mediador en la resolución de conflictos

    En un proceso de gestión de conflictos, la figura del profesional en mediación cobra un peso relevante como canalizadora y facilitadora de la comunicación y del conflicto. La formación continua, una visión ética, la experiencia y la apertura hacia nuevos conocimientos, técnicas y horizontes, ayudan a configurar un estilo personal en el/a profesional. Sin embargo, existen una serie de premisas básicas exigibles a todo profesional que sientan las bases para el buen desarrollo de la disciplina.

    Un buen mediador no debe juzgar ni tomar parte; tampoco se encarga de resolver el conflicto, sino de crear cauces para que las partes lo logren.

    Cualidades básicas en un mediador

    Algunas de las cualidades que forman parten de un estilo positivo de gestión del conflicto son:

    • Establecer las normas. Es la mediadora o el mediador quien establece las normas para el buen funcionamiento del proceso, atendiendo a lo dispuesto en manuales y códigos de conducta.
    • No juzgar. Los conflictos no deben verse como algo negativo o positivo, simplemente se trata de canalizar la forma en la que ese conflicto se puede abordar. Por tanto, evitaremos ejercer de jueces y partes en un conflicto.
    • Escuchar activamente. Se trata de escuchar y ser capaces de comprender a las personas afectadas por un conflicto, sin emitir juicios de valor, consejos o recomendaciones.
    • Respetar la confidencialidad. Es un aspecto básico para la generación de confianza y está respaldada por distintos textos legales y códigos de deontológicos.
    • No sancionar. De acuerdo a su carácter voluntario, el mediador/a no tiene la capacidad ni se encuentra en el papel de sancionar.
    • No dar soluciones. Aunque es algo que a los afectados de un conflicto les cuesta entender en ocasiones, el profesional no es la persona que soluciona el conflicto, son las partes las que han de llegar con ayuda del mediador/a a la opción que satisfaga a ambos en mayor medida. El/a mediador/a tiene como objeto escuchar, facilitar la comunicación, clarificar, reformular y generar alternativas, pero en ningún caso deben dar la solución al conflicto.
    • Saber parafrasear. El hecho de poder parafrasear permite que otra persona neutral repita las palabras que los afectados por el conflicto han pronunciado, pues escuchada en la voz de otro/a tiene un efecto diferente. Además es una manera de hacer ver lo que se dice, lo que se quiere decir y lo que los demás han entendido. El valor de la palabra es algo esencial en una mediación porque de ella depende en gran medida la gestión de cualquier conflicto.

    Si quieres obtener las herramientas y técnicas para la mediación de conflictos, te esperamos en nuestra formación especializada:

    Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación

  • Acuerdo de IFIS Educación y el Colegio Oficial de Trabajo Social

    Acuerdo de iFIS con el Colegio de Trabajo Social

    IFIS Educación y el Colegio Oficial de Trabajo Social llegan a un acuerdo

    Tenemos el placer de comunicaros el acuerdo firmado entre el Colegio Oficial de Trabajo Social y el Instituto de Formación en Intervención Social (IFIS) gracias al cual los colegiados y colegiadas podrán beneficiarse de un 10% de descuento en toda nuestra oferta formativa, presencial y online, excepto en el Posgrado en Dirección de centros de Servicios sociales.

    Si eres miembro del Colegio Oficial de Trabajo Social y quieres formarte con nosotros, solo tienes que presentar un documento que acredite tu pertenencia en cursos@ifiseducacion.com.

    ¡Te esperamos!

  • iFIS Educación y su compromiso con el lenguaje inclusivo

    iFIS apuesta por el lenguaje inclusivo

    El lenguaje inclusivo, un paso necesario

    El lenguaje es un reflejo de nuestra sociedad y como ella va evolucionando con el paso de los años. Más o menos rápido, dando pasos al frente y, a veces, reculando. Como cualquier persona. Somos conscientes de que el lenguaje determina nuestro pensamiento y nuestra forma de concebir el mundo. Asimismo, también admitimos que existen términos, expresiones y giros machistas o racistas casi inherentes al lenguaje. No nos damos cuenta pero están. Reflexionar sobre su uso, sobre su origen y su significado literal es lo que nos permite liberarnos de esas cadenas que nos atan a un pasado retrógrado y poco integrador. Es la reflexión, en este caso lingüística, la que nos permite avanzar hacia una sociedad más igualitaria, más respetuosa y más sensible al peligro de la discriminación por cualquier motivo.

    El lenguaje determina nuestro pensamiento y nuestra forma de concebir el mundo y existen términos, expresiones y giros machistas o racistas casi inherentes en él.

    Qué es el lenguaje inclusivo

    El lenguaje inclusivo o no sexista es el que nace fruto de esta reflexión. Es un movimiento global, no es exclusivo de nuestro idioma. Busca evitar precisamente los términos y expresiones con fondo machista, clasista, racista… A veces es fácil: simplemente sustituir “el hombre” por “las personas”; “azafata” por “auxiliar de vuelo”. En otras ocasiones es más complicado: ¿es el masculino plural una cuestión gramatical o surge del androcentrismo? ¿Cómo compaginamos la coherencia de género con el lenguaje claro sin olvidarnos de la corrección gramatical? De estas dificultades nacen soluciones más o menos originales, funcionales, fugaces… Son el uso de la “e”, la “@”, la “x”… o, directamente, la elección del femenino plural. El lenguaje está vivo y muta a cada paso que damos. Nadie sabe qué opciones prevalecerán y cuáles caerán en el olvido.

    En IFIS Educación nos comprometemos con los cambios que permitan a la sociedad avanzar hacia un futuro integrador, social e igualitario. Los contenidos de nuestros cursos, nuestras publicaciones y actividades persiguen siempre este lenguaje inclusivo y no sexista. A veces con mayor o menor acierto pero siempre en esa dirección.

    No será fácil. Habrá que buscar el equilibrio entre lenguaje claro, corrección gramatical, sencillez y eficacia pero aceptamos con motivación los retos profesionales y personales que nos plantean los nuevos movimientos sociales. Creemos en el tipo de sociedad que perseguimos y hacia ella nos dirigimos.

  • IFIS firma un acuerdo con el Colegio Profesional de Educadores y Educadoras Sociales de la CAM

    Acuerdo iFIS-Colegio de educadores sociales

    Tenemos el placer de comunicaros el acuerdo firmado entre el Colegio Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de la Comunidad de Madrid y el Instituto de Formación en Intervención Social (IFIS) gracias al cual los colegiados y colegiadas podrán beneficiarse de un 10% de descuento en toda nuestra oferta formativa,presencial y online.

    10% de descuento en los cursos IFIS para los colegiados y colegiadas del CPEESM

    Si eres miembro del CPEESM y quieres formarte con nosotros, solo tienes que presentar un documento que acredite tu pertenencia en cursos@ifiseducacion.com.

    ¡Te esperamos!

  • Cursos presenciales en Intervención social. Enero 2019

    Cursos presenciales enero 2019

    2019 llega cargado de buenísimas noticias a iFIS. Después de un 2018 de intensa formación en intervención social, arrancamos enero con la mirada puesta en todos los cursos, seminarios y conferencias a los que podrás asistir en las próximas semanas. ¡Todo lo mejor para continuar cambiando el mundo desde la intervención social!

    Esta es la convocatoria de cursos para este año:

    10% de descuento en los cursos iFIS para los colegiados y colegiadas del CPEESM

    Además, te ofrecemos facilidades de pago y orientación profesional. Puedes consultarnos cualquier duda en cursos@ifiseducacion.com o en el 91 297 3326.

    Las clases se impartirán en IFIS EDUCACIÓN.
    C/San Marcos, 39 (metro Chueca o Banco de España).

  • Conflicto y mediación

    Conflicto y mediación

    La sociedad actual está sometida a profundos y a rápidos cambios y los conflictos tienen más que nunca, un papel protagonista. Valores cada vez más predominantes, como el individualismo, el inconformismo, la inestabilidad, la inmediatez o la incertidumbre hacen de la sociedad un entramado de redes y relaciones cada vez más complejas. Resulta, por tanto,  inconcebible la vida sin disputas.

    El conflicto, surja en el contexto que surja, se caracteriza por una serie de elementos, se desglosa en diferentes tipologías, se produce en distintas fases... El estudio y análisis de todos estos contenidos permite un mejor conocimiento de los desacuerdos y desavenencias que a día de hoy acontecen, pero también es fundamental ser conscientes del componente emocional que tiñe todos y cada uno de los conflictos. Emociones y sentimientos impregnan de un importante potencial a las relaciones humanas, también a las que se encuentran en una situación de conflicto.

    El contenido emocional se presenta como un elemento subjetivo y como una respuesta ante un determinado hecho, por ello es un aspecto esencial a tener en cuenta, dado que las emociones y los sentimientos también forman parte de la naturaleza humana y siempre están presentes, con mayor o menor intensidad, en un proceso de mediación.

    La mediación se manifiesta como una herramienta capaz de generar cambios y acciones positivas, de una forma participativa y transformadora, caracterizada por el protagonismo de las partes implicadas. El profesional de la mediación adopta un papel neutral e imparcial y conduce y guía el proceso a través de las técnicas específicas, asistiendo a cada una de las personas inmersas en el conflicto a transitar por el mismo de una forma constructiva, por medio del diálogo, la empatía y la cooperación.

    El concepto de mediación tiene diferentes acepciones y formas de aplicación según el contexto en el que se produzca: familia, comunidad, empresa, escuela... En todos estos ámbitos cabe la posibilidad de iniciar una mediación, siempre que exista voluntariedad y libertad y se cumplan unos mínimos normativos y éticos que no menoscaben ninguno de los principios de la disciplina ni vulneren los derechos de las partes y/o terceros no presentes. La mediación adoptará una metodología y un enfoque propios dependiendo del contexto de aplicación; la duración del proceso, algunas técnicas y herramientas y los objetivos, pueden variar de un ámbito de aplicación a otro, pero en esencia, la mediación en su generalidad, persigue la gestión de los conflictos y la transformación de las relaciones humanas, con la meta final de implantar una cultura de paz en la sociedad.

    Si quieres obtener las herramientas y técnicas para la mediación de conflictos, te esperamos en nuestra formación especializada:

    Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación

    Ana Isabel Rodríguez Cordero y Bárbara Gusi Alcalde

  • Cómo estimular el cerebro a través de la pintura (artes plásticas y visuales)

    Arte, cultura e intervencion social para menores, adolescentes y adultos

    La vida de los seres humanos es un continuo proceso de aprendizaje que nos permite la adaptación al entorno. Desde el nacimiento hasta la edad adulta aprehendemos la mayoría de herramientas que nos servirán para afrontar las vicisitudes que se irán sucediendo a lo largo de nuestra vida, por este motivo, estimular y enriquecer las experiencias de los niños en edades tempranas asegura un repertorio de recursos cognitivos trasladables a diferentes situaciones.

    • Estimulación cognitiva en niños

    Durante los primeros años de vida, los niños requieren de una figura de protección a la que se sienten íntimamente vinculados sin apenas discernir entre los límites del otro y los suyos propios. En estos primeros años las necesidades básicas son satisfechas por madres, padres o tutores, conformando así el mundo del recién nacido. Siendo así, en los primeros cuatro años de vida, las niñas y niños atraviesan un proceso de conciencia del yo por el cuál se van desligando de las persona que les mantiene con vida. Quienes cuidan de esos niños, a parte de cubrir sus necesidades biológicas deben ser consientes del proceso cognitivo que transitan y acompañarles, proporcionándoles las ayudas necesarias para que esa desvinculación no solo sea sana sino que también contribuya a la construcción de una identidad fuerte.

    En estos primeros años es de gran importancia estimular la recepción sensitiva, proveyéndoles de sensaciones muy variadas que apelen a los distintos sentidos. De esta manera, ejercitarán su capacidad perceptiva afinando su sensibilidad hacia el entorno. En paralelo al refuerzo de sus sentidos, con los que podrán conocer su entorno. Es de gran importancia inducirles a manifestarse de forma ajena, incitarles a conocer cómo sus acciones dejan rastro fuera de ellos. Es aquí donde las actividades plásticas más elementales juegan un papel decisivo. A diferencia de otro tipo de aprendizajes, el dibujo y la pintura les permite comprender cómo sus movimientos elementales trascienden su cuerpo, quedándose plasmados en otra superficie el registro de su actividad y tomando conciencia de su presencia fuera de su cuerpo.

    A medida que su cerebro evoluciona y crecen sus conocimientos, entienden que la figura que les cuida no son ellos pero les brinda seguridad. Es en este momento cuando el adulto debe ofrecer al menor herramientas para aprender a aprender y acompañarlo en el conocimiento de técnicas y disciplinas muy variadas, entre las que pueda elegir en el futuro para valerse de ellas. No hablamos solo de técnicas empíricas o instrumentales como pueden ser las matemáticas o la escritura, sino disciplinas humanísticas o artísticas. Cabe recordar la importancia en esta edad de no frustrar sus avances siguiendo categorías rígidas, más bien hacer hincapié en las posibilidades que tienen los saberes que van incorporando.

    A medida que van acumulando conocimiento, crece su sentimiento de autonomía y el ingenuo sentido de independencia que les anima a desvincularse de esas figuras de referencia.

    Por ello, antes de perder temporalmente su confianza, debemos haberles dado otros referentes a los que puedan agarrarse; así les acompañaremos a adentrarse en la temperamental adolescencia, cediéndoles el espacio que reclaman para conocerse ellos mismos.

    Arte, cultura e intervención social en menores

    Antes de llegar a la edad adulta, atravesarán un proceso de individualización y reconocimiento con los pares: grupos de pertenencia elegidos por ellos mismos en los que encuentran un respaldo a su falta de comprensión. En esta etapa, es bueno que los adultos que acompañen sus procesos nutran su repertorio de formas posibles de estar y actuar en el mundo.

    En nuestra actual era digital, los jóvenes tienen acceso a una información infinita, mucha de ella sesgada por intereses comerciales. Los retos a los que se enfrenta la educación en esta sociedad están marcados por la información indiscriminada que circula a nuestro alrededor. Es muy necesario que los jóvenes adquieran rápidamente un pensamiento crítico propio para filtrar esa información desde una postura sólida. Aquí las artes visuales y el arte contemporáneo juegan un papel muy constructivo; en primer lugar porque las intenciones de los artistas responden a intereses altruistas, ofrecen sus reflexiones personales en temas relativos al periodo social en el que se inscriben. En segundo lugar, sus posturas fomentan el pensamiento autónomo, lejos de difundir o perpetuar dogmas, los ponen en cuestión. La apariencia del arte, siempre y cuando sea bien explicado, es muy atractivo para los adolescentes, pues sienten que sus diferencias, como la de los artistas, pueden ser un valor legítimo.

    Arte, cultura e intervención social en adolescentes

    Una vez superada la adolescencia, el comienzo de la edad adulta atenúa los conflictos personales para lidiar con otras dificultades relacionadas con las demandas socioculturales.

    Como empezaba diciendo, para enfrentarnos a las problemáticas de la edad adulta acudimos a nuestro personal repertorio de registros acumulados a lo largo de nuestra vida. En las diferentes edades adultas resultan útiles las habilidades fomentadas en cada estrato de los que hemos hablado:

    Entre los treinta y cuarenta años cuestionamos nuestro estilo de vida y las decisiones que nos han llevado a él. Como hicieron los adultos con nosotros antes de la adolescencia, en este tramo puede ser de gran ayuda acercarse al valor expresivo de las artes para disfrutar de sus procesos.

    En las décadas posteriores, cuando los hijos empiezan a independizarse o las ambiciones profesionales se han mitigado, surge la necesidad de reencontrar los gustos personales y buscar otros grupos de pertenencia, de forma similar a los adolescentes, acceder a otros referentes como los que proporciona el cine, el teatro o las artes visuales suaviza la perdida de motivación.

    En edades tardías, cuando el funcionamiento del cuerpo se ve modificado por el paso de los años, las actividades psicomotrices que se utilizan en los primeros años de vida sirven de ejercicio corporal y cognitivo para mantenernos activos.

    Desde IFIS, el Instituto de Formación en Intervención Social os ofrecemos tres talleres para la estimulación cognitiva a través de las artes plásticas: en menores, en adolescentes y en adultos las artes plásticas:

  • Mediación: luces y sombras

    Curso de mediación. Ifis educación

    Hablar únicamente de las ventajas de la mediación sería lo más sencillo por nuestra parte pero también algo poco ajustado a la realidad de las personas que transitan por un conflicto.

    En ocasiones, puede parecer que aquellas/os que creemos en la mediación como la vía más constructiva para la gestión de conflictos, pensamos en ella como la panacea a la resolución de todos los problemas relacionales. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

    Aunque nos mostremos defensoras de la cultura de paz y confiemos en que la mediación es el presente y el futuro para el abordaje de conflictos debemos de ser precisos y escrupulosos a la hora de determinar si la situación por la que pasan las personas inmersas en un conflicto es susceptible de mediación.

    Discriminar, desde el primer momento, si el caso se ajusta a las características del proceso es fundamental de cara a proponer al cliente la intervención que más se ajuste a la necesidad que presenta. Por lo que si la mediación no se plantea como la alternativa más adecuada, la demanda deberá de ser reorientada hacia otro tipo de profesionales.

    La teoría y la práctica defienden que mientras exista conflicto y voluntariedad de las partes, la mediación es viable. No obstante, fieles a los principios de honestidad y responsabilidad, se considera que una adecuada evaluación y valoración inicial de las demandas es necesaria, así como el proponer otras alternativas profesionales en el caso de que la mediación no se presente como la herramienta más eficaz.

    La viabilidad del proceso, la escasa dilación, el bajo coste económico y la alta probabilidad de llegar a acuerdos sostenibles que satisfagan a ambas partes, no hacen de la mediación un camino sencillo y exento de obstáculos.

    La carga emocional que llega a las sesiones de mediación es una realidad. La hostilidad, la impotencia, el enfado, la frustración, el despecho y en definitiva, el malestar, son aspectos frecuentes que aparecen durante el proceso. Es importante saber que en mediación el dolor no se transforma; ni los sentimientos y necesidades se discuten. Estas son las que son, sobre ellas y sobre cómo cubrirlas se trabajará en sesión.

    Si quieres obtener las herramientas y técnicas para la mediación de conflictos, te esperamos en nuestra formación especializada:

    Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación

    Ana Isabel Rodríguez Cordero y Bárbara Gusi Alcalde

  • Bolsa de empleo IFIS (Instituto de Formación en Intervención Social)

     

    IFIS bolsa de empleo Intervención social trabajo social

    Hola, colonia pingüinera:

    Os queremos presentar la Bolsa de empleo de IFIS (Instituto de Formación en Intervención Social). Se trata de una zona privada en nuestra página web donde hacemos una recopilación de ofertas que nos llegan de los centros e instituciones con los que colaboramos además de ofrecer también ofertas de carácter público.

    El/La estudiante tendrá su propia y accederá directamente a las ofertas. La relación que se establezca a partir de ahí estará al margen de IFIS.

    Si eres una empresa, centro o institución y buscas personas con los complementos formativos de nuestros cursos y posgrados, puedes contactar con cursos@ifiseducacion.com. Publicaremos y distribuiremos tu oferta de trabajo entre nuestros/as antiguos/as alumnos/as sin coste alguno.

    Si tienes cualquier duda, contacta con cursos@calamoycran.com. Estaremos encantadas de atenderte.

    ¡Seguimos trabajando!

Artículos 31 a 40 de 65 en total

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7