Pros y contras de la custodia compartida

Pros y contras de la custodia compartida

Custodia compartida, ¿la mejor opción?

Afrontar un divorcio cuando hay hijos en el hogar no es nada sencillo. Se impone el diálogo, la toma de decisiones por consenso y pensar en lo mejor para ellos por encima de los rencores de los adultos. Según los datos oficiales del INE, hasta un 47% de las parejas que se separan o divorcian cada año en España tenían hijos y la custodia compartida fue la opción escogida para la guardia y custodia de los menores en cerca del 30% de casos. Países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia o Francia la consideran la mejor para los niños pero, ¿lo es realmente?

La custodia compartida permite que ambos progenitores disfruten igual de sus hijos y que los menores no vean alterada su relación afectiva con ninguno de los dos.

Analizamos los pros y contras de esta opción para que decidáis con toda la información.

Qué es la custodia compartida

Es la situación legal en que la guardia y custodia de los hijos se desempeña entre ambos progenitores, de tal forma que viven con cada uno de ellos por periodos de tiempo iguales. De este modo, los niños suelen pasar la mitad del mes con su padre y la otra mitad con la madre, aunque hay parejas que prefieren repartirse por semanas o incluso por meses. Fijad claramente en el convenio regulador de vuestro divorcio cómo vais a repartiros para evitar problemas posteriores.

Las ventajas de la custodia compartida

  1. La más evidente es que ambos progenitores cuentan con los mismos derechos y responsabilidades y los niños pueden disfrutar de su compañía y cuidados a partes iguales, lo que hace que todos puedan mantener una relación de apego sólida.
  2. El niño puede ver menos alterada de manera drástica su rutina habitual, sobre todo si son los padres los que se turnan para vivir en el que ha sido el hogar conyugal sin que los hijos tengan que salir de él.
  3. Puede favorecer una relación entre los padres más equilibrada, ya que ambos cuentan con las mismas responsabilidades y se obvian fuentes de conflicto como “no me dejas ver a mis hijos” o “yo me hago cargo de todo y contigo solo disfrutan de los fines de semana”. Igual tiempo, iguales buenos momentos y situaciones problemáticas.
  4. Evita problemas económicos entre la expareja al hacerse cada uno cargo de la mitad del tiempo y, por lo tanto, de las obligaciones económicas.

Las desventajas de la custodia compartida

  • Obliga a ambos progenitores a vivir en la misma localidad o relativamente cerca. De lo contrario será muy complicado que puedan desplazarse cada poco tiempo a hacerse cargo de sus hijos.
  • En el caso de niños muy pequeños, los progenitores deben ponerse de acuerdo con los horarios para que el pequeño no vea alteradas sus rutinas habituales. Si con mamá va a fútbol dos días en semana, con papá debe ser igual. Y lo mismo con la hora de la cena o rutinas como estudiar a diario o leer antes de dormir.
  • Exige una comunicación más constante con la expareja para estar al tanto del día a día de los niños y llegar a acuerdos para poder ver a los niños cuando están bajo la custodia del otro.
  • Puede dificultar que los progenitores rehagan su vida sentimental si la nueva pareja no acepta la situación o resulta complicado apartarse de la nueva familia la mitad del tiempo.

La mediación es una herramienta muy útil en todos los procesos de separación que ayuda a reducir la tensión, entender el punto de vista del otro y alcanzar los mejores acuerdos para los niños. Si quieres formarte en este campo, no te pierdas el curso de Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación de iFIS Educación.