LA COLONIA DE PINGÜINOS

La mejor formación en Intervención Social, ¡únete!

  • Los 7 tipos de violencia de género

    Los distintos tipos de violencia de género y sus manifestaciones

    Violencia de género, una realidad, múltiples manifestaciones

    Las cifras hablan por sí solas. La violencia de género es un problema de la sociedad actual que se manifiesta no solo en estadísticas de fallecimientos y denuncias. La realidad es mucho más amplia y la padecen a diario miles de hogares, muchos en silencio, sin atreverse a alzar la voz y revelar el calvario que padecen a diario; un calvario que no se muestra solo con insultos y golpes. La violencia de género es una realidad poliédrica que se manifiesta de muchas maneras y que debe combatirse desde todos los frentes posibles para lograr acabar con ella.

    La violencia de género es la que se ejerce vulnerando el bienestar físico o psíquico de una persona por su sexo.

    Qué es la violencia de género y cómo se manifiesta

    La que se ejerce vulnerando el bienestar físico, psíquico o relacional de una persona por su sexo. Su objetivo es causar daños, coaccionar, limitar o manipular a la víctima por todos los medios a su alcance, lo que hace que podamos distinguir distintos tipos de violencia de género.

    1. Violencia física
    Es la más visible y a la que solemos referirnos de forma general cuando hablamos de violencia de género. Consideramos violencia física cualquier acto por el que se inflige un daño físico a la víctima a través de la agresión directa, ya sea de forma temporal o permanente. La violencia física no es nunca la respuesta y es importante que enseñemos al conjunto de la sociedad que debemos tener tolerancia 0 con las agresiones. El “solo fue una vez”, “me pidió perdón enseguida” o “fue un arrebato” lleva a que la situación se pueda repetir entrando en un círculo vicioso muy peligroso.

    2. Violencia psicológica
    Humillaciones y ataques psicológicos llevan a las víctimas a sentirse hundidas, minusvaloradas, caer en drepesiones y estados de ansiedad… No siempre es fácil de detectar porque puede manifestarse de forma directa, con insultos y vejaciones, o indirecta introduciendo en nuestro día a día conductas que desvalorizan a nuestra pareja.

    3. Violencia sexual
    Suele acompañarse de violencia física, pero esta concretamente se refiere a las situaciones en que una persona es forzada o coaccionada a realizar actividades de índole sexual en contra de su voluntad. La violencia sexual no se refiere solo a la violación, también a la mutilación genital femenina, a la prostitución, al acoso sexual...

    4. Violencia económica
    La reconocemos porque se basa en reducir los recursos económicos a la pareja o la familia como medida de coacción e impedir que tenga sus propios medios para mantenerse.

    5. Violencia patrimonial
    Relacionada con la anterior, en este caso hablamos de la usurpación o destrucción de objetos, bienes y propiedades de la persona víctima de violencia con intención de dominarla o producirle un daño psicológico.

    6. Violencia social
    Mantener a una persona aislada de su familia, sus amigos e incluso se le aparte del trabajo causa un daño irreparable en la víctima, muy sutil pero permanente y que va minándola a nivel psicológico poco a poco.

    7. Violencia vicaria
    ¿Cuántas veces has oído que los niños son los grandes perjudicados en los casos de separaciones y divorcios? Pues este tipo de violencia es el que se ejerce precisamente usando a los hijos. La violencia vicaria se basa tanto en la agresión a los propios niños como en las amenazas y el dñao psicológico que esos padecen por la observación de la violencia de género entre sus progenitores.

    Cada uno de estos tipos de violencia de género exigirá un abordaje diferente y un trabajo diario distinto con las víctimas. En el posgrado de iFIS Educación “Violencia de género: prevención, detección y atención” adquirirás todas las nociones que necesitas.

  • Ifis en la mitología griega

    Curiosidades sobre el nombre de iFIS Educación

    Curiosidades sobre Ifis

    En su día, os hablamos del pingüino de iFIS, hoy os vamos a hablar de cositas curiosas sobre nuestro nombre.

    Las siglas IFIS, como bien sabéis, significan: Instituto de Formación en Intervención Social.

    Pero, ¿sabéis también que IFIS (según la mitología griega) fue una joven de Creta, hija de Ligo y Teleusa?

    IIFS nació mujer y la Fortuna había ordenado la ejecución del bebé si nacía “de ese sexo”. Su madre y su nodriza, para salvarle la vida, mintieron y dijeron que había nacido varón.

    En la adolescencia, IFIS fue comprometida con Yante, una muchacha de su misma edad. Las dos se enamoraron nada más verse, pero pensaron que nunca podrían ser felices juntas, ya que eran del mismo sexo.

    Teleusa, la madre de IFIS, pidió ayuda a Isis, que transformó a IFIS en un varón y así se casó sin problemas con Yante.

    Ahora nos toca la reflexión…, ¿cuánto hemos avanzado?, ¿qué nos queda por conseguir?

    Nos gusta llamarnos IFIS, comprometernos con ambos géneros, con la igualdad de los mismos y, por supuesto, con la formación en intervención social.

  • 8 mitos sobre los problemas de salud mental

    8 mitos sobre los problemas de salud mental

    Los problemas de salud mental, a examen

    Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada 10 personas padecerá a lo largo de su vida un trastorno de salud mental, una cifra que se eleva en los países de Europa a 1 de cada 4. En el caso de España, un 40% de estas patologías se consideran crónicas.

    1 de cada 4 personas en Europa padecerá un problema de salud mental en algún momento de su vida.

    Cuando hablamos de problemas de salud mental estamos abarcando un abanico tan amplio de patologías que no es de extrañar que proliferen mitos y falsas creencias en torno a ellas. En este artículo vamos a reunir y desmentir algunos de los más frecuentes.

    01. Son enfermedades aisladas con muy pocos pacientes

    Nada más lejos de la realidad. Como ya hemos comentado, el 25% de la población europea padece a lo largo de su vida un trastorno mental. La depresión y la ansiedad son las dos patologías más frecuentes y llegan a afectar hasta a un 15% de personas en España.

    02. Los niños no padecen problemas de salud mental

    Otra idea completamente falsa. De hecho, la mitad de los trastornos de salud mental se manifiestan antes de los 14 años. Lo que sí hay es un infradiagnóstico de trastornos entre la población infantil y adolescente pues se carece de psiquiatras especializados que los diagnostiquen y en ocasiones se dan explicaciones asociadas a la edad a trastornos que podrían tratarse médicamente (no se relaciona en clase porque es muy tímido, no habla porque le cuesta coger confianza, llora porque es miedoso…).

    Un adecuado seguimiento en la consulta del pediatra y una buena comunicación con sus maestros y el orientador del centro en el que estudia es clave para abordar estos problemas en sus etapas más tempranas.

    03. Las personas con problemas de salud mental son violentas e impredecibles

    La mayoría de las personas con enfermedades mentales no son violentas y solo el 3 %–5% de los actos violentos pueden atribuirse a pacientes con trastornos graves.

    04. Estos pacientes no pueden trabajar porque no toleran el estrés

    Las personas con problemas de salud mental pueden ser tan productivas cualquier otro compañero de trabajo. De hecho es muy probable que muchos jefes ni siquiera sepan que sus empleados padecen estos trastornos y, de saberlo, deben analizar su tarea diaria con comprensión.

    05. Los trastornos mentales no se curan nunca

    ¡Completamente falso! Un tratamiento adecuado, con terapia y fármacos de ser necesarios, permite que muchos pacientes mejoren y lleguen a recuperarse por completo, pudiendo llevar una vida normal.

    06. La terapia y la autoayuda son una pérdida de tiempo

    En ocasiones pensamos que el tratamiento farmacológico es el único disponible o el más efectivo en un trastorno de salud mental y que acudir a un psicólogo o a terapia es una pérdida de tiempo y de dinero. Qué equivocados estamos. Cada problema de salud requerirá un tratamiento diferente y personalizado a cada paciente. Lo importante es que todos los pacientes puedan tener acceso a todas esas ayudas y la empleen como mejor pueda ayudarles.

    07. Es imposible prevenir una enfermedad mental

    La prevención es fundamental en cualquier tipo de enfermedad, también en las mentales. Trabajar la inteligencia emocional en la infancia y la adolescencia, dar a los niños recursos para que puedan expresar lo que sienten en un clima de confianza y explicarle que el miedo, la tristeza, la ira o la frustración son sentimientos tan válidos como la alegría o la felicidad y que debemos gestionarlos todos de la manera adecuada, ayuda a evitar trastornos mayores.

    08. Las enfermedades mentales se manifiestan en personas con un carácter débil

    Este tipo de patologías son muy comunes. Unas tienen componentes de origen genético, como la esquizofrenia, pero otras están condicionadas por situaciones ambientales como problemas laborales, familiares, una enfermedad… Por eso afectan a todo tipo de personas sin importar su sexo, edad, raza… Nos sorprendería saber cuántas personas que vemos aparentemente poderosas, invulnerables y capaces de comerse el mundo padecen uno de estos trastornos.

    En iFIS Educación contamos con un curso, tanto online como presencial, con el que podrás adquirir la formación que necesitas para trabajar en la rehabilitación psicosocial de pacientes con enfermedades mentales.

  • iFIS Educación cierra un acuerdo con La Salle Centro Universitario

    La Salle Centro Universitario reconoce los posgrados iFIS

    La Salle Centro Universitario reconoce nuestros cursos

    iFIS Educación siempre busca ofrecer a sus alumnos la mejor y más completa formación a sus alumnos, pero no nos conformamos con eso. Actualmente iFIS Educación ha llegado a un acuerdo con La Salle Centro Universitario que acredita algunos de nuestros posgrados, como el Violencia de género: prevención, detección y atención.

    ¡Porque merecéis lo mejor!

    La Salle Centro Universitario reconoce nuestros posgrados

  • 5 salidas profesionales para educadores sociales

    Descubre todas las salidas profesionales disponibles para educadores sociales

    Educación social, una profesión al alza

    Cada vez son más los estudiantes que se animan cada curso a matricularse en un grado en Educación Social en nuestras universidades. Lo hacen atraídos por su plan de estudios multidisciplinar que incorpora asignaturas de psicología, pedagogía, sociología y antropología, por la intervención social que podrán desarrollar cuando comience su vida laboral y por las variadas salidas profesionales que estos estudios les proporcionan.

    Un trabajador social debe ser empático, con capacidad para trabajar en equipo y formación especializada para distinguirse de otros profesionales

    ¿Qué es un educador social?

    Es el profesional que se encarga que apoyar y proteger a personas en riesgo de exclusión social. Su trabajo no se centra en cuidarlas y mantenerlas en una burbuja de protección, sino en crear los canales necesarios para su plena integración en la sociedad en la que viven. Uno de los aspectos más enriquecedores de esta profesión es que trabajarán con ciudadanos de perfiles muy diferentes: personas sin recursos, discapacitados, personas en situación de dependencia, sin hogar… Cada uno de ellos requerirán un tipo de intervención diferente y un abordaje de su problemática adaptada a cada caso.

    ¿Cómo debe ser un buen educador social?

    Trabajar con personas de toda clase y con todo tipo de problemas exige un altísimo grado de empatía en los educadores y las educadoras sociales, pero además debe envolver su trabajo con:

    • Estabilidad emocional. Te costará no “llevarte el trabajo a casa” y convertir los problemas de otros en tuyos propios pero es muy importante que establezcas ciertas distancias. Implicarte en cada caso y permitir que la experiencia te mejore como persona y profesional, sí; dejar que te afecte de forma negativa no es recomendable.
    • Capacidad de cooperación. Un educador o una educadora social no desarrolla su trabajo en solitario, suele hacerlo apoyado en psicólogos, trabajadores sociales, centros de servicios sociales, médicos… Entre todos construyen un equipo volcado en ayudar a colectivos especialmente vulnerables que deben trabajar unidos y en perfecta sintonía para que la intervención que desarrollan sea lo más efectiva posible.
    • Comunicación y dinamismo. Cuando queremos ayudar a alguien necesitamos que esa persona “se vacíe” con nosotros, que nos cuente todo lo que requiere, cómo ha acabado en esta situación, cuáles son sus miedos e inquietudes. Difícilmente lo conseguiremos si nos mostramos como personas introvertidas, poco dadas a la conversación y empáticas.
    • Capacidad de adaptación. El trabajo social nos obliga a desarrollar nuestra labor en situaciones de lo más variopintas, no solo por el tipo de personas a las que ayudemos, sino también por los entornos en que se encontrarán, por los recursos de que dispondremos… Un buen educador o educadora social debe ser como un camaleón y adaptarse a cualquier contexto.

    Salidas profesionales para un educador social

    Cuando termines tus estudios en Educación Social sentirás que estás listo para cambiar el mundo a golpe de intervención social. Es posible que tu experiencia diaria te lleve después a darte cuenta de que la especialización es fundamental en una profesión como esta.
    Estas son algunas de las salidas profesionales a las que podrás optar.

    1. Educador de niños y adolescentes. Son víctimas especialmente vulnerables de nuestra sociedad y se enfrentan, a pesar de su corta edad, a todo tipo de conflictos: violencia de género en el hogar, acoso escolar o por internet, desarraigo… Por no hablar de los que discapacitados.
    2. Técnico de servicios comunitarios. Suelen desarrollar su labor asociados a los servicios sociales de los municipios y se encargan de tareas tan variadas como acompañamiento de personas en situación de dependencia, supervisión de pisos tutelados, talleres de terapia ocupacional…
    3. Asistente social. Se encarga de gestionar todos los recursos de su departamento y tiene a su cargo, por lo general y siempre que los recortes lo permitan, varios profesionales relacionados con el Trabajo Social. Su gran reto será conseguir abordar la mayor cantidad de problemas posibles.
    4. Educador en centros penitenciarios. Su labor es fundamental para la reinserción social de los presos.
    5. Asesor en violencia machista. Las víctimas serán quienes más ayuda requieran, pero también sus hijos y los propios agresores si queremos que cejen en este mal de la sociedad actual.

    En iFIS Educación podrás especializarte en muchas de estas materias para convertirte en un profesional mucho más capaz:

  • 'Adolescentes 2.0', un libro sobre intervención con adolescentes

    Libro Adolescentes 2.0

    'Adolescentes 2.0. Propuesta de intervención con adolescentes y familias'

    Decía aquella frase de Séneca “Homines dum ducent discunt” que significaría que los hombres aprenden mientras enseñan. Esta idea concuerda con la sensación que he tenido durante los últimos años en la impartición del Postgrado en Intervención Familiar de Adolescentes en Conflicto para IFIS, donde he tenido la fortuna de compartir con diversos profesionales de todo el estado experiencias y estrategias que han resultado útiles en la intervención con adolescentes y sus familias.

    Estas experiencias compartidas han sido uno de los motivos por los cuales he ido construyendo una serie de materiales que han fructificado en “Adolescentes 2.0: Propuesta de intervención con adolescentes y familias”. Este libro plantea la necesidad de apoyar a los adolescentes a través del fomento de sus de sus fortalezas y de sus capacidades, planteando una nueva perspectiva de intervención desde el ámbito psicológico, social y educativo.

    Esta perspectiva de intervención puede ser aplicable a múltiples contextos de ayuda, y su implementación está recomendada para profesionales de diversos ámbitos que tengan relación directa con los adolescentes y sus familias.

    A lo largo de sus páginas, el lector encontrará una estructura de intervención, donde se señalan los ingredientes fundamentales de cada momento del proceso y se desarrollan una serie de herramientas que han demostrado su capacidad para generar cambio en múltiples contextos, independientemente del modelo teórico desde el que se trabaje.

    La propuesta es eminentemente práctica, y en sus páginas se encontrará, además del sustrato teórico, múltiples ejemplos que favorecerán la reflexión y favorecerán la puesta en práctica de los contenidos abordados.

    En definitiva, se trata de ofrecer a los profesionales que intervienen con adolescentes una serie de estrategias, técnicas y herramientas prácticas que han resultado útiles para poder acompañar a los adolescentes y a sus familias en el proceso de consecución de sus objetivos, desde una óptica de respeto por el individuo, coherente con la capacidad de cambio del ser humano y centrada en los recursos.

    Este libro no hubiera sido posible sin la reflexión conjunta y las experiencias compartidas en las actividades formativas, por lo que he de agradecer al alumnado que ha participado en el postgrado y señalar que, ellos han tenido un papel protagonista en su elaboración.

    Un texto de Roberto Antón Santiago.

  • Familia y empresas

    Familia y empresas

    Las empresas familiares y sus conflictos

    Las empresas familiares ocupan un puesto fundamental en el entramado financiero español. Según estimaciones del Instituto de Empresa Familiar, el 85% de las empresas del país son negocios familiares. Tanto por el carácter laboral, como familiar, este colectivo se convierte en objeto de estudio y análisis para la mediación.

    Las empresas familiares son un estupendo referente de la economía española pero también una importante fuente de conflictos

    En este tipo de empresa existe una combinación y una co-evolución de dos sistemas, el de la familia y el del negocio. El espacio público y el íntimo se mezclan, lo que genera una escasa diferenciación entre sus miembros y formas de interacción complejas, esto puede provocar que haya una confusión de valores, roles y funciones.

    Los espacios de encuentro y reunión familiar son otros, además del doméstico, y las reglas de comunicación son distintas. Muy frecuentemente, predomina la función que cada miembro desempeña en la organización en detrimento de su papel en la familia.

    Estas son algunas de las características que influyen en la dinámica familiar y en el funcionamiento y gestión de la empresa y, que por su complejidad, son una fuente de conflictos importante, para la cual la mediación puede ser una alternativa eficaz.

    La herramienta de la Mediación en la “Familia Empresa”, pretende, en primer lugar, crear un espacio de comunicación neutral e imparcial, dotando de protagonismo a cada uno de los miembros y favoreciendo un papel activo en la transformación del conflicto.

    Promover el cambio relacional y favorecer la adquisición de nuevas pautas de interacción familiar, será el horizonte que no perderemos de vista, pues el componente emocional impregna las relaciones en el ámbito doméstico, así como en el empresarial. Prestando una mayor atención a las deficiencias y potencialidades de las dinámicas familiares, lograremos que los acuerdos a los que la familia llegue, sean de mayor calidad.

    Una evidencia es que los aspectos relativos a la empresa y al trabajo (funciones, jerarquía, dedicación, liderazgo, sucesiones, economía, etc) están estrechamente vinculados a la relación que los diferentes miembros mantienen entre sí. Si lo que se pretende es un cambio en el modelo relacional familiar, estas cuestiones de empresa, también son objeto de trabajo para la mediación laboral y el rol activo de sus participantes en la generación de alternativas y creación de pactos, es vital para que los acuerdos finales satisfagan en mayor medida, a todos los miembros.

    Si quieres obtener las herramientas y técnicas para la mediación de conflictos, te esperamos en nuestra formación especializada:

    Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación

  • Mediación. Ayer y hoy

    Mediación ayer y hoy

    Cómo ha cambiado la mediación

    A día de hoy, la mediación es considerada como una disciplina y una profesión caracterizadas por una filosofía, una metodología y una ética propias, pero existió desde tiempos remotos, en muy diversas sociedades y comunidades del planeta. Su base es lo que fue, la asistencia de una tercera persona ante un conflicto. Tal y como hoy sucede, esa tercera persona tenía que tener unas características y unas competencias que la habilitasen para la gestión de las disputas. Hoy lo llamamos formación, experiencia, experticia; antes era edad, sabiduría, respetabilidad, autoridad.

    La figura del mediador ha existido en todos los momentos y todas las civilizaciones de la historia.

    El conflicto es intrínseco al ser humano y su génesis la encontramos en la vida en comunidad. Al igual que el conflicto se remonta a épocas inmemoriales, podemos afirmar que la mediación también. La filosofía en la que se apoya esta disciplina se ha extendido desde épocas remotas a múltiples rincones del planeta, configurándose, en algunos lugares, como una institución para la gestión de conflictos y siendo antecedente histórico para lo que hoy llamamos mediación.

    En África, los jefes de cada familia son los principales agentes pacificadores. Se les atribuye edad, experiencia, sabiduría, respeto. En Hawai existe la tradición del holoponopono; las poblaciones caucásicas también utilizan la variable de la edad de sus líderes como aspecto influyente en su capacidad para la gestión de conflictos, debido a la experiencia, respeto y sabiduría que se les atribuye.

    En algunas culturas orientales como la china y la japonesa, la conciliación y la mediación fueron las principales herramientas para resolver las desavenencias. Como consecuencia, en China, surgieron los comités populares de conciliación. En Japón, se erigían líderes que ejercían como mediadores para ayudar a los miembros de su comunidad a resolver sus diferencias. En ambos países, estos antecedentes dieron lugar a la aprobación de distintas disposiciones legales a fin de instaurar la conciliación, como recurso habitual, en los tribunales japoneses.

    A lo largo de la historia ha habido numerosos grupos étnicos y culturales que han establecido sus propias normas a fin de gestionar las situaciones de desavenencia manteniendo su independencia a salvo de otras instituciones como el poder religioso o gubernamental. Con el paso de los años, distintos gremios profesionales del ámbito del comercio y de la industria, comenzaron a desarrollar figuras y organismos encargados de mediar en distintos tipos de conflictos.

    La constante que se ha mantenido desde los inicios más remotos, es el hecho de delegar en terceras personas capacitadas, con unas características y capacidades determinadas, la resolución de los conflictos humanos.

    Si quieres obtener las herramientas y técnicas para la mediación de conflictos, te esperamos en nuestra formación especializada:

    Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación

  • 12 salidas profesionales para psicólogos y psicólogas

    Salidas profesionales en Psicología

    Psicólogos y psicólogas: una profesión, muchas posibilidades

    Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, la psicología es la “parte de la filosofía que trata del alma, sus facultades y operaciones” en su primera acepción y la “ciencia o estudio de la mente y de la conducta en personas o animales” en la segunda. Un concepto demasiado amplio que hace que los psicólogos y psicólogas encuentren ante sí un amplio mercado laboral en el que desarrollar lo que aprendieron en la facultad.

    La Psicología ofrece un amplio abanico de oportunidades profesionales. ¡Especialízate para convertirte en mejor profesional!

    Hoy vamos a repasar hasta 12 de ellas, muchas de las cuales exigirán algo de formación especializada al acabar tus estudios generales. Pero tranquilo, te lo contamos todo.

    1. Psicología organizacional

    Generalmente se asocia este perfil al de un profesional de Recursos Humanos, un sector que ha dado empleo tradicionalmente a muchos estudiantes de Psicología y muy variado, pues pueden dedicarse a la selección de personal, la formación, temas de salud laboral, prevención de riesgos laborales... Además de esta opción, la psicología organizacional se emplea también en los departamentos de marketing o en investigación de mercados, intentando buscar maneras de llegar de una forma más eficaz a nuestros clientes y conectando con ellos de forma más directa.

    2. Psicólogo educativo

    Cada vez son más las escuelas e institutos que reclaman y apoyan la presencia de psicólogos y psicólogas entre su personal.
    Los niños son víctimas especialmente vulnerables  y en algunos casos se convierten en víctimas de violencia de género y sexual, por no hablar del tristemente famoso acoso escolar. Contar con un psicólogo entre el equipo docente ayuda a detectar los casos en sus fases más iniciales, atajar el problema y ayudar a los alumnos a superar la etapa con el asesoramiento adecuado.

    3. Psicólogo social y comunitario

    Los profesionales que trabajan en el sector de los servicios sociales se enfrentan a problemas de lo más diverso: violencia de género, pacientes con problemas de salud mental y su rehabilitación psicosocial, sintecho… Generalmente se considera que desempeña una acción colectiva, preocupándose de un grupo de personas, y no de cada caso concreto. El trabajo diario nos lleva en muchas ocasiones a implicarnos con casos individuales.

    4. Psicólogo clínico

    Es quizá la imagen que se nos viene a todos cuando pensamos en un profesional de la Psicología. Ese que ejerce en una consulta donde cuenta con un diván para que el paciente se relaje y vacíe sus problemas e inquietudes. Pero dentro de esta vertiente de la psicología cabría distinguir dos vertientes: la psicología clínica y psicología de la salud.
    La primera se preocupa del diagnóstico y tratamiento de los problemas mentales (esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno paranoide…). Mientras, el psicólogo de la salud trata con los aspectos cognitivos, emocionales y de comportamiento asociados a la salud y las enfermedades físicas; por ejemplo, mejorando la calidad de vida de un paciente con cáncer.

    5. Sexólogo

    Una de las ramas de la Psicología que exige especialización es esta en la que el profesional ha adquirido competencias y herramientas para mejorar calidad de la vida afectivo-sexual de las personas. ¡Ojo! No trata problema fisiológicos, sino los aspectos cognitivos y emocionales para lograr una visión más completa sobre aquello que debe tratarse desde la intervención.

    6. Psicoterapeuta

    La psicoterapia es un espacio de reflexión con un profesional que ayuda al paciente a afrontar y superar los problemas que asaltan su vida. Es quizá la que más se acerca a esa visión del paciente en un diván y un psicólogo escuchándole. El terapeuta no va a decirle lo que debe hacer para solucionar sus problemas sino que le dará las claves, estrategias, pautas para que lo logre por el mismo. Digamos que nos “abre los ojos” para que podamos mirar nuestras problemas de otra forma y logremos superarlos.
    Los psicoterapeutas tratan problemas más bien de tipo emocional, dificultades del día a día o problemas familiares o de pareja mientras que los psicólogos clínicos se dedican a trastornos más complejos.

    7. Coach

    ¡Una de las profesiones estrella de los últimos tiempos! El coaching es una disciplina que suele abordar problemas más superficiales que los que suele tratar un psicoterapeuta y que casi siempre están relacionados con aspectos motivacionales. La labor del coach es intentar mejorar la calidad de vida de sus paciencias a través del autodescubrimiento, la planificación de metas realistas, la correcta comunicación y la confrontación con las creencias limitantes. Se trata de ayudarte a sacar lo mejor de ti mismo, hacer que “te lo creas” y conseguir que des el paso.
    El gran problema de esta opción laboral es que el panorama actual está lleno de coachs que no cuentan con formación en Psicología, lo que hace que la competencia sea muy alta. Lamentablemente no todos los clientes dan la importancia que merece a los estudios en Psicología.

    8. Psicólogo deportivo

    Cada vez son más los deportistas, entrenadores y directivos de equipos deportivas que se han dado cuenta de que un buen estado físico puede no ser suficiente si no hay un buen estado mental que lo complemente. En este campo se trabajan principalmente variables como la motivación, la gestión emocional, el estrés, la autoconfianza, la atención o el nivel de activación.

    9. Psicólogo forense

    Un psicólogo forense recopila, analiza y presenta pruebas de tipo psicológico que van a ser tenidas en cuenta en procesos judiciales. Por tanto, además de poseer competencias como psicólogo, también domina conceptos, normas y dinámicas del sistema jurídico en el que se encuentra.

    10. Neuropsicólogo

    La neuropsicología es una especialización que se encuentra entre la neurología y la psicología, por lo que trata el estudio de los procesos mentales y el funcionamiento del encéfalo cuando hay alguna alteración en este. Estos psicólogos desempeñan su función en ambientes académicos, clínicos y de investigación, y están presentes en programas de rehabilitación neuropsicológica.

    11. Investigador

    Una de las ventajas de este ámbito profesional es la increíble variedad de temas que pueden ser abordados: relaciones personales, sesgos cognitivos, toma de decisiones, diferencias en la personalidad y la inteligencia de los individuos, efectos de métodos educativos...

    12. Docente

    La docencia es siempre una opción para los psicólogos y psicólogas, que pueden desarrollarla tanto en el ámbito universitario, como en cursos de especialización sectorial, coaching, mindfulness, gestión del estrés...

  • Crisis económica y mediación

    Crisis económica y mediación

    El papel de la mediación en la crisis económica

    Como ya venimos viendo el conflicto es un elemento inherente en las relaciones humanas y las familias no viven, ni mucho menos, ajenas al mismo, si bien es cierto, la familia es el contexto menos deseable para que un conflicto de lugar a la división entre perdedores y vencedores. Por ello, la Mediación se muestra como una herramienta alternativa para la gestión y transformación de conflictos familiares aún en tiempos de crisis.

    La crisis económica ha provocado que surjan nuevos conflictos familiares a causa del dinero en los que la mediación puede jugar un papel clave.

    En estos últimos años, hemos sido testigos de la crisis económica y laboral y hemos comprobado cómo el conflicto familiar ha adquirido nuevas formas más complejas. Asimismo, podemos decir que, dado que los aspectos económicos y patrimoniales son cuestiones imprescindibles a tratar en sesión de mediación, el proceso de gestión de conflictos también se puede ver dificultado, optándose en muchas ocasiones por alternativas condicionadas por la precariedad económica de las familias.
    A continuación detallamos algunas de las nuevas situaciones que un profesional de la mediación puede encontrarse:

    • Parejas que acuden a mediación para romper su relación sentimental, manteniendo la convivencia, debido a la falta de ingresos para costear una segunda vivienda.
    • Aumento de los acuerdos temporales para un determinado periodo de dificultad económica que espera poder resolverse.
    • Padres y madres ya separados que solicitan mediación para revisar y ajustar la pensión de alimentos de sus hijos y/u otros gastos procedentes, por ejemplo, de actividades extraescolares, seguros médicos privados, etc.
    • Padres y madres que por pluriemplearse se ven obligados a reestructurar los tiempos compartidos con sus hijos/as (régimen de visitas).
    • Hijos e hijas de padres separados que una vez emancipados han de retornar a uno de los hogares familiares debido a la situación de desempleo y a la falta de ingresos económicos. Esto requerirá nuevos acuerdos para reestructurar la convivencia familiar.
    • Ampliar nuestra visión e intervención a la familia extensa, fundamentalmente a los abuelos y abuelas, que muy frecuentemente sostienen con sus pensiones a la familia nuclear.

    Estas son algunas de las nuevas realidades familiares que todo mediador/a debe conocer para llevar a cabo su ejercicio profesional de forma flexible, justa y responsable. Es evidente que la crisis económica y laboral que atravesamos está teniendo un impacto significativo en las familias y en la tipología de sus conflictos. Los profesionales del ámbito de la Mediación han de adaptarse a estas nuevas, teniendo en cuenta no solo las circunstancias económicas, sino también el aumento en los niveles de estrés, ansiedad y angustia derivados con los que las personas acuden a sesión. Facilitar la expresión de estos sentimientos, canalizarlos y favorecer que ambas partes se entiendan mutuamente, será la labor fundamental del mediador/a, pues de esta manera creará el contexto adecuado para tratar cuestiones tan arduas como la nueva economía familiar.

    Si quieres obtener las herramientas y técnicas para la mediación de conflictos, te esperamos en nuestra formación especializada:

    Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación

Artículos 1 a 10 de 51 en total

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6