LA COLONIA DE PINGÜINOS

La mejor formación en Intervención Social, ¡únete!

  • I Jornada Ibérica JuvESa. Juventud Exclusión y Salud

    IFIS Jornada de Jóvenes exclusión

     

    Si trabajas con jóvenes en riesgo de exclusión social, ¡este artículo te interesa!

    IFIS, Instituto de Formación en Intervención Social, tiene el honor de participar en la 1ª Jornada de Juventud, Exclusión y Salud mental que se celebrará los días 18 y 19 de octubre en Madrid. Esta jornada la organiza la Asociación benéfica  Futuro Cierto. La asistencia es gratuita pero el número de plazas es limitado por lo que es imprescindible reservar plaza.

    Sabemos que trabajar con jóvenes en riesgo de exclusión social es una labor difícil. A veces incluso solitaria pues los profesionales de este sector nos encontramos luchando ante la falta de recursos y, a menudo, la falta de información.

    En esta Jornada se hablará sobre el impacto de los diferentes contextos de exclusión social en la salud de los jóvenes adultos. Expertos en diferentes áreas compartirán sus experiencias en temas de salud y pobreza, de salud mental, de nutrición, higiene y sexualidad.

    IFIS se encargará de la ponencia sobre Intervenciones en Salud mental para jóvenes: intervenciones vinculadas al arte. Nuestras profesoras de los cursos de Salud Mental, Ana Abad y María Salazar expondrán cómo pueden abordar problemas de salud mental desde una perspectiva distinta, utilizando el Arte como herramienta terapéutica. Un reflejo del trabajo que se lleva a cabo enmarcado en el PCEA (Proyecto de Capacitación y Empoderamiento a través del Arte). El arte como una herramienta útil para los procesos de rehabilitación de personas en situación de exclusión. A esto se le une su contribución a la generación de contextos inclusivos. Entendemos que el uso del Arte en el ámbito de la intervención social, puede promover que las personas participen activamente en su comunidad como ciudadanos de pleno derecho.

    Aquí tienes el programa completo. Ya mismo puedes reservar tu plaza.

    • CUÁNDO: 18 y 19 de octubre de 2019.
    • DÓNDE: Avda. de la Virgen del Carmen, 13. 28033 Madrid.
    • CÓMO LLEGAR: Metro: Línea 4. Hortaleza. Buses: 172, 107, 125.

    ¿Quieres saber más sobre Ana Abad y María Salazar?

    Son las tutoras de los cursos:
    Intervención en Salud Mental
    Rehabilitación psicosocial de personas con enfermedad mental

    ¿Quieres saber cuáles son los posgrados y cursos de especialidad en Intervención social que tenemos preparados?

    Convocatoria 2019-2020

     

     

     

  • Formación en Intervención social: Jornada de puertas abiertas 2019

    Puertas abiertas 18 septiembre Jornada de puertas abiertas 18 de septiembre

    Te animamos a conocer de primera mano el trabajo y necesidades de un/a director/a de centros de servicios sociales, a comprender y empatizar con las víctimas especialmente vulnerables para una detección, intervención y acción eficaz.

    Te invitamos a que te formes o especialices en Violencia de género o en Mediación. A entender qué particularidades tienen estas personas a la hora de ayudarlas y así realizar mejor nuestro trabajo. La intervención social tiene muchos ámbitos, las posibilidades son amplias: dirección de centros, violencia de género, mediación, salud mental, personas sin hogar, entrevistas, protección y tutela de adultos... Existen muchas posibilidades de especialización para psicólogos/as, trabajadores/as sociales, educadores/as sociales o personas interesadas en trabajar en el ámbito social o tercer sector.

    El 18 de septiembre celebraremos una Jornada de puertas abiertas en nuestra sede de Madrid. Intervendrán nuestros profesores y profesoras, charlaremos sobre las especialidades, experiencias y tendencias de nuestro trabajo. Por supuesto, atenderemos cualquier ruego, duda y comentario. ¡Será un placer recibirte!

    Estas son las actividades que tenemos preparadas:

    19.30 Presentación

    19.45- 20.30 Dirección de centros
    19.45- 20.30 Violencia de género: detección, intervención y atención

    Además, tenemos un regalo:

    Si te matriculas en nuestros Posgrados o cursos de especialidad ese día te beneficiarás de un descuento de un 20%. 

    La asistencia es totalmente gratuita pero las plazas son limitadas. Por favor, reserva la tuya en cursos@ifiseducacion.com

    Indícanos tu nombre, teléfono, email y taller al que quieres asistir.

    ¡Te esperamos!

  • Formación en intervención social: ya puedes reservar tu plaza

    Formación en intervención social. Cursos parra trabajadores sociales, psicólogos... Querida colonia pingüinera:

    Ha sido un año lleno de retos y novedades.

    Queremos daros las gracias por habernos acompañado en la travesía, confiando en nuestra formación y aprovechando nuestros cursos. ¡Todo el éxito para vosotros!

    En otoño empiezan los posgrados presenciales y cursos online. Puedes reservar tu plaza en cualquier momento. Si te surgen dudas, nos encontrarás en cursos@ifiseducacion.com

    POSGRADOS PRESENCIALES:

    Posgrado en Dirección de centros de servicios sociales

    TÍTULO HOMOLOGADO POR LA COMUNIDAD DE MADRID
    Precio: 990 euros
    Del 04 de octubre de 2019 al 27 de junio de 2020

    Posgrado en Violencia de género: prevención, detección y atención

    Precio: 1400 euros
    Del 04 de octubre de 2019 al 06 de julio de 2020
    250 horas totales

    Víctimas de violencia de género y sexual en la infancia y adolescencia: prevención, detección y atención

    Precio: 1200 euros
    Del 04 de octubre de 2019 a 06 de julio de 2020
    Duración: 9 meses, 200 horas lectivas

    CURSOS ONLINE:

    Intervención en salud mental

    Del 06 de septiembre al 10 de diciembre de 2019
    100 horas lectivas
    Precio: 250 euros

    Rehabilitación psicosocial de personas con enfermedad mental

    Del 06 de septiembre al 10 de diciembre de 2019
    100 horas lectivas
    Precio: 250 euros

    Intervención con personas sin hogar

    Del 06 de septiembre al 10 de diciembre de 2019
    100 horas lectivas
    Precio: 250 euros

    Entrevistas a víctimas especialmente vulnerables

    Del 06 de septiembre al 07 de octubre de 2019
    Duración: 60 horas lectivas. 1 mes de acceso a la plataforma
    Sesión presencial complementaria: 21 de diciembre de 2019 (de 10.00 a 13.00). La asistencia a esta sesión es voluntaria y tiene por objeto la visualización de videos de casos prácticos reales.
    Precio: 150 euros

    Protección y tutela de adultos

    Del 06 de septiembre al 07 de octubre de 2019
    Duración: 60 horas lectivas
    Precio: 150 euros

    Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación

    Del 04 de octubre de 2019 al 06 de abril de 2020
    175 horas lectivas
    Precio: 600 euros

     

  • Cómo detectar al bullying

    Cómo detectar el bullying

    El bullying, un problema frecuente

    El bullying es ya un problema real en las escuelas españolas. Los casos de acoso escolar han llegado a crecer más de un 75% en los últimos años, una cifra que, por grande que parezca, sería aún más abultada si todos los escolares que sufren insultos, burlas, robos o agresiones se atrevieran a denunciarlo.
    Detectarlo en sus primeras fases y trabajar tanto con la víctima como con el agresor es fundamental para frenar el acoso y conseguir que ambos alumnos superen la situación.

    Se estima que los casos de acoso escolar han aumentado un 75% en los últimos años.

    Cómo se manifiesta el bullying

    No es fácil darse cuenta de que nuestro hijo están siendo víctima de acoso escolar. Los niños suelen tapar la actitud de sus compañeros, que casi siempre se comportan en grupo amparados por el resto para cometer todo tipo de agresiones y vejaciones sobre la víctima.
    No obstante, sí hay algunas señales que podría hacernos sospechar que algo no va bien en clase:

    1. Manifiesta que no quiere ir al colegio de forma recurrente y usando todo tipo de excusas: me duele la tripa, no he dormido bien, tengo ganas de vomitar…
    2. Sufre alteraciones en sus hábitos alimentarios. Es igual de posible que pierda el apetito como que coma compulsivamente, también que coma y después vomite.
    3. No consigue descansar bien, tienen dificultades para conciliar el sueño, se despierta con frecuencia, tiene pesadillas…
    4. Llega a casa con sus cosas rotas o sin alguna de sus pertenencias y se justifica diciendo que las ha perdido.
    5. Empieza a tener problemas en su rendimiento escolar, con los deberes y los exámenes.
    6. Tiene cambios de humor bruscos y frecuentes.
    7. Puede tener regresiones en su desarrollo como volver a mojar la cama cuando ya controlaba los esfínteres.

    Claves para enfrentarse al bullying

    La confianza es fundamental para afrontar cualquier situación de la educación de nuestros hijos. Tener una comunicación cercana y fluida ayuda a que los niños nos perciban como adultos a los que pueden contarles cualquier cosa que nos pase. No trivialices con sus problemas por insignificantes que te parezcan, hazle ver que te preocupa y esfuérzate en ayudarle. Solo así se sentirá seguro para contarte que tiene problemas con los compañeros de clase.

    Si consigues que te confiese lo que le ocurre, algo que no siempre es fácil y que puede llevaros mucho tiempo, habla con su colegio para saber si los profesores han notado algo e iniciar los protocolos necesarios para identificar a los acosadores y acabar con esta actitud. Las consejerías de Educación de las Comunidades Autónomas cuentan con un estricto código de actuación en esta materia que debéis respetar. Es mejor que no intentes contactar con el acosador ni con sus padres, pues podríais empeorar la situación. Además, la terapia psicológica puede ayudarle a saber controlar la ansiedad, los miedos y la angustia que le genera este tipo de situaciones.

    Y si tu hijo es quien está cometiendo los abusos, es fundamental escucharle e intentar descubrir por qué actúa así, no enfadarse y seguir los consejos de la dirección del colegio. Exprésale lo que te entristece esta situación y tu buena disposición a ayudarle. Además, ofrécele ayuda psicológica para que supere el problema.

    La intervención de un mediador, que trabaje en conjunto con el colegio y las familias, puede resultar también muy útil. Fórmate con nuestro curso de 'Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación'. 

  • Pros y contras de la custodia compartida

    Pros y contras de la custodia compartida

    Custodia compartida, ¿la mejor opción?

    Afrontar un divorcio cuando hay hijos en el hogar no es nada sencillo. Se impone el diálogo, la toma de decisiones por consenso y pensar en lo mejor para ellos por encima de los rencores de los adultos. Según los datos oficiales del INE, hasta un 47% de las parejas que se separan o divorcian cada año en España tenían hijos y la custodia compartida fue la opción escogida para la guardia y custodia de los menores en cerca del 30% de casos. Países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia o Francia la consideran la mejor para los niños pero, ¿lo es realmente?

    La custodia compartida permite que ambos progenitores disfruten igual de sus hijos y que los menores no vean alterada su relación afectiva con ninguno de los dos.

    Analizamos los pros y contras de esta opción para que decidáis con toda la información.

    Qué es la custodia compartida

    Es la situación legal en que la guardia y custodia de los hijos se desempeña entre ambos progenitores, de tal forma que viven con cada uno de ellos por periodos de tiempo iguales. De este modo, los niños suelen pasar la mitad del mes con su padre y la otra mitad con la madre, aunque hay parejas que prefieren repartirse por semanas o incluso por meses. Fijad claramente en el convenio regulador de vuestro divorcio cómo vais a repartiros para evitar problemas posteriores.

    Las ventajas de la custodia compartida

    1. La más evidente es que ambos progenitores cuentan con los mismos derechos y responsabilidades y los niños pueden disfrutar de su compañía y cuidados a partes iguales, lo que hace que todos puedan mantener una relación de apego sólida.
    2. El niño puede ver menos alterada de manera drástica su rutina habitual, sobre todo si son los padres los que se turnan para vivir en el que ha sido el hogar conyugal sin que los hijos tengan que salir de él.
    3. Puede favorecer una relación entre los padres más equilibrada, ya que ambos cuentan con las mismas responsabilidades y se obvian fuentes de conflicto como “no me dejas ver a mis hijos” o “yo me hago cargo de todo y contigo solo disfrutan de los fines de semana”. Igual tiempo, iguales buenos momentos y situaciones problemáticas.
    4. Evita problemas económicos entre la expareja al hacerse cada uno cargo de la mitad del tiempo y, por lo tanto, de las obligaciones económicas.

    Las desventajas de la custodia compartida

    • Obliga a ambos progenitores a vivir en la misma localidad o relativamente cerca. De lo contrario será muy complicado que puedan desplazarse cada poco tiempo a hacerse cargo de sus hijos.
    • En el caso de niños muy pequeños, los progenitores deben ponerse de acuerdo con los horarios para que el pequeño no vea alteradas sus rutinas habituales. Si con mamá va a fútbol dos días en semana, con papá debe ser igual. Y lo mismo con la hora de la cena o rutinas como estudiar a diario o leer antes de dormir.
    • Exige una comunicación más constante con la expareja para estar al tanto del día a día de los niños y llegar a acuerdos para poder ver a los niños cuando están bajo la custodia del otro.
    • Puede dificultar que los progenitores rehagan su vida sentimental si la nueva pareja no acepta la situación o resulta complicado apartarse de la nueva familia la mitad del tiempo.

    La mediación es una herramienta muy útil en todos los procesos de separación que ayuda a reducir la tensión, entender el punto de vista del otro y alcanzar los mejores acuerdos para los niños. Si quieres formarte en este campo, no te pierdas el curso de Mediación: ámbitos y técnicas de aplicación de iFIS Educación.

  • La violencia en las nuevas tecnologías

    Los tipos de violencia en las nuevas tecnologías

    Nuevas tecnologías, un arma de doble filo

    Nadie duda hoy de las bondades de las nuevas tecnologías e Internet. Podemos hacer la compra sin salir de casa, hablar con nuestro amigo en la otra punta del mundo de forma instantánea y sin pagar nada, evitar largas colas para comprar entradas para un concierto, reservar tus vacaciones… Pero, como ocurre con casi todas las cosas buenas de la vida, también entrañan un grave peligro, el de ponerlas en manos de gente que no sabe hacer un uso adecuado de ellas y las emplea para cometer todo tipo de delitos. La globalización y el uso masivo de las nuevas tecnologías ha hecho que surjan nuevas formas de violencia en torno a ellas que repasamos en este artículo.

    En los últimos años han proliferado diversas formas de acoso, abuso y violencia en torno a las nuevas tecnologías.

    Qué es el ciberacoso y el ciberbullying

    Se ha convertido en la forma más extendida de acoso gracias a la impunidad que ofrece al acosador, que puede enmascarse detrás de nombres y perfiles falsos y prolongar su conducta durante largo tiempo sin que la víctima se atreva a hacer nada. Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea, como WhatsApp, son los entornos en los que se da con más frecuencia.

    Los niños y los adolescentes son las víctimas más comunes de este tipo de violencia, sobre todo por el desconocimiento que tienen de las medidas de seguridad mínimas a tomar en las redes y de hecho el cyberbullying, acoso de compañeros de clase a través de internet, es un problema creciente en nuestras escuelas.

    Además de enseñar a tu hijo a tomar las precauciones adecuadas en la red (no dar datos personales, no enviar fotos y no dar nunca información sobre sus horarios o rutinas diarias), es importante que establezcamos una relación de confianza con él para que nos cuente cualquier problema que pueda tener.

    No hay que olvidar que el ciberacoso es también un delito y que estas conductas deben ser denunciadas cuanto antes a la policía para que tome las medidas pertinentes. No elimines emails, twitts, imágenes, vídeos, chats y cualquier otro tipo de documento que puedan llevar a la identificación del acosador y probar el delito cometido.

    La sextorsión, un chantaje repugnante

    La extorsión sexual es un delito contemplado en nuestra legislación y que ha crecido al calor de las nuevas tecnologías. El reciente caso del suicidio de una joven que no pudo soportar la presión de su entorno laboral por el que circulaba un vídeo sexual con ella como protagonista ha vuelto a abrir el debate de los riesgos que tiene compartir este tipo de contenidos a través de las redes y aplicaciones de mensajería.

    La sextorsión no es más que el chantaje que se hace con una imagen o vídeo relativamente comprometidos de una persona para conseguir cualquier tipo de fin bajo la amenaza de difundirlos si no accedemos a las peticiones del chantajeador. Como en el caso anterior, este acoso es constitutivo de delito y debe llevarnos a denunciar cuanto antes puesto que, cuanto más se prolongue el chantaje, más nos costará salir de la espiral.

    Stalking, una patología cada vez más frecuente

    Stalking es la voz inglesa que empleamos para hablar del “hostigamiento” y que se usa para definir el trastorno que tiene una persona y que lo lleva a espiar a su víctima. De nuevo las redes sociales son el entorno ideal pues la mayoría de personas dejan su información disponible para cualquiera persona, por medio del correo electrónico o por servicios de mensajería instantánea como WhatsApp. Configura correctamente la seguridad de tus perfiles en redes sociales para intentar evitarlo por todos los medios.

    Grooming contra las víctimas más vulnerables

    Es una forma de acoso y abuso sexual contra niños y jóvenes usando internet y, sobre todo, las redes sociales. El delincuente, empleando perfiles falsos, comienza a entablar amistad con los niños, se gana su confianza y poco a poco va pidiendo, de forma sutil y como un juego, fotos y vídeos a los niños para perpetrar sus abusos.

    De nuevo explicar a nuestros hijos el uso que deben hacer de las redes es fundamental para evitarlo, pero tampoco está de más instalar programas de control parental en sus dispositivos e interesarnos por el uso que hacen de su teléfono móvil si lo tienen. Y si tu hijo está siendo víctima de un groomer, denúncialo de inmediato.

    En nuestro curso 'Violencia de género y sexual en la infancia y adolescencia: detección y prevención' aprenderás mucho más sobre esta y otras formas de violencia en las nuevas tecnologías.

     

  • Cómo afecta la violencia de género a los niños y niñas

    Los efectos de la violencia de género en niños

    Consecuencias de la violencia de género para los niños y niñas

    Son los testigos más vulnerables, los que contemplan todo en silencio, callados por el miedo y preguntándose porqué una de las personas que más quieren maltrata a la otra, y no solo con violencia física, también con gritos, peleas, insultos, menosprecios…

    Crecer en un hogar con violencia de género tiene consecuencias conductuales y emocionales a corto, medio y largo plazo.

    Los niños y niñas que crecen en hogares en los que se repite la violencia de género presentan a corto, medio y largo plazo problemas conductuales y emocionales de diversa gravedad. ¿Cómo vamos a pedirles que comprendan algo que tan complejo?
    Criarse rodeados de violencia condiciona el bienestar y el desarrollo del menor, los convierte en instrumentos de dominio sobre sus madres –los hombres suelen usarlos para hacer chantaje a sus parejas–, perpetúa entre generaciones los malos tratos –los hijos de maltratadores tienen más probabilidades de serlo y las hijas de padecerlo– y provoca grandes déficits en la calidad de su educación, además de problemas de apego y dificultades en las relaciones sociales.

    Las consecuencias de la violencia de género

    El miedo es la característica más común en los niños víctima de malos tratos, ya sean físicos o psicológicos. Esta sensación domina su día a día y hace que la ansiedad, la depresión y las conductas retraídas sean una constante en su forma de relacionarse y encarar los problemas.
    A grandes rasgos, podemos distinguir varios tipos de problemas en estos pequeños:
    1. Problemas físicos. Los hijos de víctimas de malos tratos presentan retraso en el crecimiento, dificultad o problemas en el sueño y en la alimentación, regresiones (como volver a hacerse pis en la cama o chuparse el dedo), menos habilidades motoras, síntomas psicosomáticos (eczemas, asma) e inapetencia.
    2. Problemas emocionales. Hablábamos antes de la ansiedad y la depresión, pero también presentan ira, porque cree que es una forma normal de comportarse y porque no logran gestionar los sentimientos que se agolpan en su mente; baja autoestima, aislamiento y estrés postraumático.
    3. Problemas cognitivos. Todos estos efectos se dejan ver en el desarrollo del niño no solo a nivel físico, también en el intelectual. Es probable que padezcan retraso en el lenguaje y dificultades para comunicarse y bajo rendimiento escolar.
    4. Problemas de conducta. La agresividad, la crueldad, las rabietas frecuentes, la falta de empatía, inmadurez, el déficit de atención y la hiperactividad son pautas más frecuentes en niños que crecen a la sobra de la violencia. El gran problema de estos trastornos de conducta es que, de no tratarlos a tiempo, pueden derivar en otros mayores como la repetición de esos modelos violentos, la delincuencia o la drogodependencia.

    Estos son, a grandes rasgos, los efectos que la violencia doméstica puede tener en los niños. Obviamente no todos los pequeños presentarán todos estos síntomas y algunos pueden manifestar otros. Del abordaje que se haga de la situación en el hogar y la asistencia especializada que se reciba por parte de trabajadores sociales y sanitarios dependerá que los niños sean capaces de minimizar este efecto.

    En el curso Violencia de género: prevención, detección y atención y en el de Violencia de género y sexual en la infancia y adolescencia: prevención, detección y atención, recibirás la formación necesaria para saber abordar esta situación.

  • Las enfermedades mentales más frecuentes en España

    Los trastornos mentales más comunes

    Enfermedades mentales, algo más que dolor físico

    Se estima que entre el 20 y el 25% de los españoles padecerán a lo largo de su vida algún tipo de trastorno psiquiátrico. Esto supone que una de cada cuatro personas en nuestro país requerirá atención médica y psicológica a lo largo de su vida, en un contexto de recortes por parte de las autoridades y de cierta falta de empatía por parte de la sociedad por culpa, sobre todo, de los mitos que aún perduran acerca de estas patologías.

    Entre el 20 y el 25% de la población española padece a lo largo de su vida algún tipo de trastorno mental.

    Conocer cuáles son los considerados clínicamente trastornos mentales más frecuentes ayudarán a que asumamos que son más frecuentes de lo que parecen, que nadie está libre de padecerlos en algún momento y que el apoyo es la mejor herramienta para acabar con ellos.

    1. La depresión

    Es una enfermedad que tiene un impacto tremendo no solo en la vida personal de quien la padece, también en su entorno laboral y en su familia. Cuatro millones de personas la padecen en nuestro país. La depresión se caracteriza por un estado de desesperanza continuada y se manifiesta con falta de motivación, llanto frecuente aún sin motivos aparentes, descuido de las relaciones sociales y las obligaciones profesionales… El gran problema con que se encuentran los sanitarios a la hora de tratar la depresión es la multitud de causas que pueden desencadenarla –propias y particulares de cada paciente– y la falta de medios para abordar su situación. Las depresiones suelen mejorar con tratamiento farmacológico y terapia, una terapia a la que es difícil acceder en el sistema público de atención sanitaria.

    2. La ansiedad

    Según la Sociedad española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), un 15% de la población española sufre algún tipo de ansiedad. Quienes la padecen se caracterizan por ser personas permanentemente alarmadas y estresadas por cuestiones que no existen o escapan por completo de su control. Ese estado de alerta permanente hace que su organismo reaccione en ocasiones con palpitaciones, sensación de ahogo y, en el peor de los casos, ataques de ansiedad. Con el adecuado tratamiento, que se basa sobre todo en la terapia para enseñar al paciente a controlar su estado de ansiedad y canalizar sus nervios de la forma adecuada, pueden superarse.

    3. La esquizofrenia

    Cerca de medio millón de personas padecen esquizofrenia en España, una enfermedad mental grave que hace que el paciente pierda el contacto con la realidad y deteriora su capacidad para controlar sus pensamientos, emociones e incluso su voluntad. La intensidad de los síntomas varía de una persona a otra y pueden ir desde los delirios y las alucinaciones a alteraciones del comportamiento con brotes violentos que les llevan no solo a lesionar a otros, sino también a autolesionarse. Se trata fundamentalmente con medicamentos y es importante que la atención se extienda también al entorno del paciente para que sepa lidiar con las situaciones que se les presenten y cuenten con el apoyo psicológico adecuado.

    4. Alzheimer

    Es la forma más común de demencia senil, una enfermedad degenerativa que hace que el paciente comience por olvidar personas, vivencias y detalles hasta llegar a olvidar incluso procesos vitales como hacer sus necesidades o tragar comida. La vejez es el principal factor de riesgo de este trastorno que afecta a medio millón de personas en España. Hoy seguimos sin contar con una cura para esta enfermedad y el abordaje que se hace es meramente asistencial, ofreciendo al paciente y las familias los recursos que necesiten para garantizar su atención y cuidado.

    5. El trastorno bipolar

    Los cambios muy bruscos de humor, de la felicidad más absoluta a la depresión profunda, definen esta patología en la que intervienen factores genéticos y ambientales, como el consumo de drogas. Según la Clínica Universidad de Navarra, entre el 10% y el 15% de las personas que lo sufren y no reciben atención médica padecen un alto riesgo de suicidio. El tratamiento médico requiere el uso de fármacos y terapia.

    En el curso 'Rehabilitación psicosocial de personas con enfermedad mental' que se imparte en iFIS Educación aprenderás mucho más sobre ellas y, lo que es más importante, sobre su abordaje.

  • Cómo hablar con niños y niñas víctimas de violencia de género

    El colectivo más vulnerable

    Entrevista con niños víctimas de la violencia de género
    Crecer en un hogar presenciando violencia de género es algo que marca a los niños de por vida. De hecho, los hijos e hijas de las mujeres víctimas de violencia de género se consideran también víctimas de la misma y padecen problemas y secuelas psicológicas y, en algunos casos, físicas, como retraso en el crecimiento, alteraciones en el sueño y alimentación, la disminución de habilidades motoras, ansiedad, ira, depresión, baja autoestima, trastorno de estrés postraumático, retraso en el lenguaje, afectación en el rendimiento escolar, agresividad, déficit de atención-hiperactividad, inmadurez, agresividad, delincuencia, tóxico dependencias…

    Los hijos de mujeres que han sufrido malos tratos deben considerarse también víctimas de la violencia de género.

    Un trabajo largo y complejo

    Trabajar con niños y niñas víctimas de la violencia de género no es una tarea sencilla. Hay que tener en cuenta que se han criado en un entorno que justifica, legitima, desencadena y sufre la violencia y que esta ha estado presente en sus relaciones afectivas y personales más cercanas. Ven a su madre como una maltratada y a su padre como un maltratador en lugar de como a los seres protectores que deberían ser. Esto hace que interioricen un modo de socialización que les afectará a largo plazo.

    Salir de ese círculo requerirá de la intervención de profesionales formados que les enseñen que la violencia no es solo la agresión física, sino también el miedo y la anulación, la relación de poder, la intimidación... Y que lo hagan desde un entorno de complicidad, sin forzarle, dejando que sean ellos los que salgan de su burbuja de autoprotección y vayan contando poco a poco lo que piensen y sienten. Nuestra tarea no es recordarles episodios negativos o pedirles que nos den detalles de lo que ocurría en las cuatro paredes de su hogar. Tampoco ejerceremos de jueces valorando la actitud de los progenitores con comentarios como “tu madre debería haber denunciado”, “él va a ir a la cárcel”, “eso es de ser mala persona”… Nuestro objetivo es ayudarle a superar una dificilísima situación, no ahondar en el agujero en el que esta le ha sumergido.

    Su atención integral debe ser abordada desde una perspectiva de género y una perspectiva de derechos. Solo así conseguiremos no solo que supere lo que ha vivido sino también, y sobre todo, que sea un adulto que abomine de la violencia

    En el posgrado Víctimas de violencia de género y sexual en la infancia y adolescencia: prevención, detección y atención aprenderás mucho más sobre este y otros temas.

  • Qué es la rehabilitación psicosocial de personas con enfermedad mental

    Rehabilitación psicosocial de personas con enfermedad mental

    En qué consiste la rehabilitación psicosocial

    Cada vez son más los profesiones que trabajan con trastornos mentales crónicos y deciden especializarse en la rehabilitación psicosocial de sus pacientes por estar demostrando ser la mejor forma de abordar su tratamiento, recuperación y reinserción plena en su entorno y en la sociedad.

    Y es que la integración en la comunidad y en el mercado laboral consiguen que nuestros pacientes puedan desarrollar una vida normal y lo más autónoma posible, dos aspectos indispensables para la recuperación.

    Los principios de la rehabilitación psicosocial

    Este abordaje se basa en tres pilares fundamentales: la autonomía del paciente, la normalización de la patología que padece y su independencia.
    Como ya habrás descubierto, para el éxito de este tratamiento no basta con la intervención de un profesional sino que requiere la participación activa de la familia ayudando al paciente, fomentando relaciones familiares saludables, acompañando en las fases iniciales de la independencia, escuchando inquietudes, observando cambios y acompañando siempre que sea necesario. Este apoyo cercano sin llegar a agobiar y favoreciendo la autonomía del paciente mejora su autoestima, le ayuda a retomar una vida normal y mejora el clima familiar general.

    Cómo evaluar a nuestros pacientes

    El tratamiento para la rehabilitación psicosocial de cualquier paciente requiere una evaluación inicial en la que analizaremos el estado del que partimos, cómo está nuestro paciente, qué actividades hace, con qué apoyos cuenta, qué le gustaría hacer y cómo es su entorno. Para ello deberemos tener distintas entrevistas tanto con el afectado como con sus familiares y amigos. Estas primeras conversaciones nos permitirán establecer unas pautas generales de actuación y unos objetivos progresivos a conseguir. Es importante que no veamos estos “hitos del tratamiento” como una cadena cerrada, sino que evaluemos de forma constante el tratamiento completo para ir adaptándonos a las necesidades y cambios de nuestro paciente en cada momento.

    La aplicación de métodos y técnicas variarán en cada caso. Estas son algunas de las más empleadas:

    1. Conciencia del trastorno y aceptación de tratamiento. Las enfermedades mentales están rodeadas de un gran desconocimiento, incluso en los propios pacientes. Nuestra primera misión consistirá en ayudarle a comprender qué le pasa, cuáles son los síntomas que puede tener, que tratamientos médicos y conductuales emplearemos para mejorar… Es importante que respondamos a todas las preguntas que nos hagan y que mostremos empatía con sus inquietudes. La cercanía y comprensión es fundamental con este tipo de pacientes. La conciencia y aceptación del trastorno se extenderá después a la familia, a quien daremos pautas de actuación que puedan ayudar en el éxito del tratamiento. El apoyo de un especialista es clave para el entorno de un paciente con enfermedades mentales y puedes sorprenderte hablando más con los familiares del tuyo que con el propio paciente. No olvides que todos son fundamentales en el tratamiento.
    2. Entrenar las habilidades cognitivas. Mediante técnicas psicoeducativas y cognitivo-conductuales se trabaja en atención y concentración.
    3. Mejorar su vida social. Conocer los intereses del paciente es clave para potenciarlos. Interésate por sus actividades de ocio y anímale a que las practique todo lo que pueda, mejor si es acompañado por gente con la que se sienta bien.
    4. Procurar la integración laboral. Puede ser un paso complicado, pero también el más gratificante para nuestro paciente cuando vea que ya es capaz de desarrollar un trabajo remunerado, adquirir una responsabilidad y cumplir con sus obligaciones. Si el camino no está siendo sencillo, ve incorporándole de forma progresiva, comenzando por trabajos a tiempo parcial y ampliando poco a poco jornadas laborales y dificultad del empleo desarrollado.
    5. Favorece su independencia. ¿Tu paciente necesita vivir con otros adultos para estar controlado? La independencia será el último paso de nuestro tratamiento y el más complicado para todos. Nuestro paciente puede sentirse inseguro y la familia temerosa de que algo vaya mal fuera de su control. Como en el caso del trabajo, plantéalo de forma progresiva y sin forzar a ninguna de las partes.

    En el curso 'Rehabilitación psicosocial de personas con enfermedad mental' que impartimos en iFIS Educación aprenderás todo lo necesario para desarrollarlo con tus pacientes.

Artículos 1 a 10 de 65 en total

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. ...
  7. 7