Las enfermedades mentales más frecuentes en España

Los trastornos mentales más comunes

Enfermedades mentales, algo más que dolor físico

Se estima que entre el 20 y el 25% de los españoles padecerán a lo largo de su vida algún tipo de trastorno psiquiátrico. Esto supone que una de cada cuatro personas en nuestro país requerirá atención médica y psicológica a lo largo de su vida, en un contexto de recortes por parte de las autoridades y de cierta falta de empatía por parte de la sociedad por culpa, sobre todo, de los mitos que aún perduran acerca de estas patologías.

Entre el 20 y el 25% de la población española padece a lo largo de su vida algún tipo de trastorno mental.

Conocer cuáles son los considerados clínicamente trastornos mentales más frecuentes ayudarán a que asumamos que son más frecuentes de lo que parecen, que nadie está libre de padecerlos en algún momento y que el apoyo es la mejor herramienta para acabar con ellos.

1. La depresión

Es una enfermedad que tiene un impacto tremendo no solo en la vida personal de quien la padece, también en su entorno laboral y en su familia. Cuatro millones de personas la padecen en nuestro país. La depresión se caracteriza por un estado de desesperanza continuada y se manifiesta con falta de motivación, llanto frecuente aún sin motivos aparentes, descuido de las relaciones sociales y las obligaciones profesionales… El gran problema con que se encuentran los sanitarios a la hora de tratar la depresión es la multitud de causas que pueden desencadenarla –propias y particulares de cada paciente– y la falta de medios para abordar su situación. Las depresiones suelen mejorar con tratamiento farmacológico y terapia, una terapia a la que es difícil acceder en el sistema público de atención sanitaria.

2. La ansiedad

Según la Sociedad española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), un 15% de la población española sufre algún tipo de ansiedad. Quienes la padecen se caracterizan por ser personas permanentemente alarmadas y estresadas por cuestiones que no existen o escapan por completo de su control. Ese estado de alerta permanente hace que su organismo reaccione en ocasiones con palpitaciones, sensación de ahogo y, en el peor de los casos, ataques de ansiedad. Con el adecuado tratamiento, que se basa sobre todo en la terapia para enseñar al paciente a controlar su estado de ansiedad y canalizar sus nervios de la forma adecuada, pueden superarse.

3. La esquizofrenia

Cerca de medio millón de personas padecen esquizofrenia en España, una enfermedad mental grave que hace que el paciente pierda el contacto con la realidad y deteriora su capacidad para controlar sus pensamientos, emociones e incluso su voluntad. La intensidad de los síntomas varía de una persona a otra y pueden ir desde los delirios y las alucinaciones a alteraciones del comportamiento con brotes violentos que les llevan no solo a lesionar a otros, sino también a autolesionarse. Se trata fundamentalmente con medicamentos y es importante que la atención se extienda también al entorno del paciente para que sepa lidiar con las situaciones que se les presenten y cuenten con el apoyo psicológico adecuado.

4. Alzheimer

Es la forma más común de demencia senil, una enfermedad degenerativa que hace que el paciente comience por olvidar personas, vivencias y detalles hasta llegar a olvidar incluso procesos vitales como hacer sus necesidades o tragar comida. La vejez es el principal factor de riesgo de este trastorno que afecta a medio millón de personas en España. Hoy seguimos sin contar con una cura para esta enfermedad y el abordaje que se hace es meramente asistencial, ofreciendo al paciente y las familias los recursos que necesiten para garantizar su atención y cuidado.

5. El trastorno bipolar

Los cambios muy bruscos de humor, de la felicidad más absoluta a la depresión profunda, definen esta patología en la que intervienen factores genéticos y ambientales, como el consumo de drogas. Según la Clínica Universidad de Navarra, entre el 10% y el 15% de las personas que lo sufren y no reciben atención médica padecen un alto riesgo de suicidio. El tratamiento médico requiere el uso de fármacos y terapia.

En el curso 'Rehabilitación psicosocial de personas con enfermedad mental' que se imparte en iFIS Educación aprenderás mucho más sobre ellas y, lo que es más importante, sobre su abordaje.